Del delito de odio decretado y legislado por odio al divergente. Por Rodolfo Arévalo

Del delito de odio decretado y legislado por odio al divergente. Ilustración de Tano
Del delito de odio decretado y legislado por odio al divergente. Ilustración de Tano

“No odio a nadie y nunca he odiado, ni odiaré a quién me respete como soy, occidental, demócrata y ateo, si no, habrá que hablar de otras cosas señores fiscales”

El gobierno social comunista decreta el delito de odio ¿Pero qué es el delito de odio? ¿Es delito de odio dar tu opinión sobre un tema? Lo dudo, a eso yo lo llamo libertad de expresión. Quizás sea esa propia ley de delito de odio, que puedo afirmar que se ha legislado por odio hacia quienes divergen del pensamiento plano y laxo, único que emana de la superioridad, pues aparta con amenazas de penas de cárcel a quienes se supone cometen el hipotético delito.

En esta sociedad infantilizada del siglo XXI, que por desgracia estamos viviendo, y que se parece cada vez más a la sociedad que retrata Orwell en su novela 1984, es de suponer, por lógica, que se hayan tenido que inventar los dirigentes una amenaza vírica tremendamente peligrosa, a falta de una guerra. Esta amenaza tiene que ser igual de mala, lo sea o no, que la no existente guerra y por eso hay que darle mucho platillo y redoble de tambor.

Como dicen los Italianos “bate la lingua sul tamburo”; repite conmigo: “Hay que tener un enemigo sobre el que volcar la rabia y el odio”, éste si de verdad, sobre el virus, así lo apartan los dirigentes el rechazo y enfado por su mala y penosa gestión de la economía y de la elaboración de leyes que rozan la inconstitucionalidad. Ataca a un número muy bajo en tanto por ciento a la población, sí, pero mientras las UCIS están abarrotadas, parecerá más letal, es lo que tiene salir en todos los informativos como monográfico, al final es el pánico, la histeria, la irracionalidad.

Mientras estemos rabiando por lo malísimos que son los chinos, que o han fabricado y lo han transmitido al resto del mundo, no estaremos hablando de los cierres de negocios de todo tipo, que aunque no lo parezca, genera beneficios, no a los pobres comerciantes pero sí a las multinacionales y grandes empresas de distribución y de reparto a domicilio, empresas que suministran alimentos vía telefónica, se están forrando en detrimento de Pepe o Juan o María que tenían un bar comedor para dar comidas a los trabajadores a medio día, dar empleo a una o dos o tres personas y subsistir ellos mismo con un sueldo más o menos abultado, según su suerte.

Pero claro hablar de esto será un delito de odio, para este buen gobierno social comunista, como no puede ser de otro modo. ¡Con lo bien que nos cuidan! Menos mal que hay personas que han organizado bancos de alimentos en los cuales las colas son cada día más grandes, porque algunos ya no tienen para comer. No pasa nada gracias a ellos, y a muchas organizaciones religiosas que hacen funciones de ayuda. No he visto yo a nadie en la puerta de ninguno de los partidos que gobiernan repartiendo alimentos para las personas que lo han perdido todo, no.

Pero a ellos, a los gobernantes les da igual, están a otra guerra, llámese narco comunismo, comunismo a secas o globalismo, como lo quiera usted llamar. Todo lo demás parece darles igual. Los sindicatos, por lo que yo no puedo ver, pues no hay noticias de ellos, no se sabe si están escondidos, o de mariscada. Da igual nadie les recordará o preguntará nada cuando esto pase. ¿Es debido a la falta de tecnología, que no se puedan interceptar, los ya famosos cayucos en alta mar, fuera de los límites jurisdiccionales, para no dejarles entrar? No se sabe, no contesta, no comment… Que entran unos cuantos miles de fornidos mozos, de menos de treinta desde África, con teléfonos móviles incluso de guerra, que no se sabe con que intención vienen, no importa, pobres, son inmigrantes que tienen que huir de la miseria, no sabemos de cuál, pero de la miseria ¡seguro!, y ¡vale ya! que dijo una fiscal en otra ocasión.

No huyen pues, de la miseria ni de la falta de trabajo, pues llevan dinero y pagan hasta billetes de avión, esto sin contar lo que habrán pagado por el viaje aunque sea en patera, varios miles de Euros. Curiosamente no se sabe la filiación del barco del que salen las pateras, o eso creo, pero debe ser primo hermano del que opera en el Mediterráneo de Open Arms o de cualquier otra ONG del globalismo.

Pero nada, nosotros aquí tan contentos, ¡Que solidarios y apañados somos!, que gran corazón el nuestro! No os preocupéis, no habrá trabajo para los Españoles, ni tampoco dinero para parados y como sigamos así ni para jubilados, pero eso no importa, lo que importa es que los inmigrantes puedan llevarse fuera de España un sueldo Europeo, vivir en Marruecos como marajás, y nosotros aquí viéndolas venir a través de cualquier móvil. Vaya invento maligno, invento idiotizador del diablo. Y eso que ya sabemos que yo no odio, ni siquiera al diablo, porque soy ateo, como ya sabemos.

En occidente y a pesar de las premoniciones de Oriana Fallaci, esta sí que odiaba al Islam “jatetú”, pudimos llegar al siglo XXI libres, pero dudo que lleguemos al veintidós de igual forma. Un futuro muy negro, perdón rojo, se cierne sobre Europa. Los tapices otoñales serán cada vez menos de hojas muertas y si de sangre de nuestros compatriotas. Les puedo asegurar que esto que digo no es xenofobia, es la pura realidad que estamos viendo en muchos lugares, no odio a nadie y nunca he odiado, ni odiaré a quién me respete como soy, occidental, demócrata y ateo, si no, habrá que hablar de otras cosas señores fiscales, si podemos mantenernos a flote sobre la sangre derramada ya antes de final de este siglo. Si no que cada palo aguante su vela.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: