Despiadado ataque a la Monarquía, coartada para el despiste del pueblo español. Por Federico Bisquert Lafuente

Despiadado ataque a la Monarquía, coartada para el despiste del pueblo español
Despiadado ataque a la Monarquía, coartada para el despiste del pueblo español

“La propaganda y el despiadado ataque a la Monarquía es para distraer la atención del ciudadano, ya que el problemón que se nos viene encima es de órdago”

En primer lugar vamos a situarnos, vivimos en el Reino de España y el Jefe del Estado es el Rey de España, somos un país transcontinental que formamos parte de la  Unión Europea, estamos constituidos como Estado social y democrático de derecho y cuya forma de gobierno es la Monarquía Parlamentaria. Su territorio, con capital en Madrid, está organizado en diecisiete comunidades autónomas, formadas a su vez por cincuenta provincias; y dos ciudades autónomas, todo ese conjunto tiene una extensión de 505.370 Km2, siendo el cuarto país más extenso del continente europeo, nuestra población a 1 de enero de 2020 era de 47.329.981 habitantes y según el artículo 3.1 de nuestra Constitución, «el castellano es la lengua española oficial del EstadoTodos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla».

Es la lengua materna usada por el 82 % de los españoles y según el artículo 3.2, «las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos».

El camino democrático de España comienza con la elaboración de una nueva Ley Fundamental, la octava, la Ley para la Reforma Política que fue finalmente aprobada por las Cortes franquistas y sometida a referéndum el día 15 de diciembre de 1976 y fue aprobada por el pueblo español, esta ley se promulgó el 4 de enero de 1977. Esta norma contenía la derogación tácita del sistema político franquista, recogida en cinco artículos y una convocatoria de elecciones democráticas, las elecciones se celebraron finalmente el día 15 de junio de 1977, siendo las primeras desde la Guerra Civil y ganó la coalición Unión de Centro Democrático (UCD),  que lideraba Adolfo Suárez González, siendo la candidatura más votada aunque sin mayoría absoluta y fue la encargada de formar gobierno. Desde ese mismo momento comenzó el proceso de construcción de la estructura democrática del Reino de España y de la redacción de una nueva constitución. El 6 de diciembre de 1978 se ratificó en referéndum la Constitución española con el 87,78 % de votos a favor, que representaban el 58,97% del censo electoral, y entró en vigor el 29 de diciembre de ese mismo año, siendo esta transición ejemplar y no cruenta y de la que todos los españoles debemos sentirnos orgullosos, hoy tenemos determinados especímenes que pretenden cargarse la voluntad de un pueblo, esgrimiendo una  demagogia vulgar y trasnochada dirigida a desmontar nuestro estado derecho perfectamente homologado a nivel internacional y confundiendo al pueblo mediante el adoctrinamiento de cachorros desbocados antisistema y anti todo, brutalmente incultos y desconocedores de la auténtica realidad. 

Aquella chispa democrática la encendió Adolfo Suárez

Licenciado en  derecho por la Universidad de Salamanca, y que cursó sus estudios de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, está figura política desempeñó varios cargos públicos durante el régimen del General Franco, pues fue gobernador civil de Segoviaprocurador en Cortes y director general de Radiodifusión y Televisión y aunque realmente era un desconocido para la opinión pública en aquellas fechas, fue nombrado presidente del Gobierno por el Rey D.  Juan Carlos I en 1976, como presidente del Gobierno.

Suárez fue una de las figuras clave de la Transición española, el proceso a través del cual se dejó atrás el régimen franquista y España se constituye como un Estado social y democrático de derecho. Durante su legislatura se desarrollaron diversas medidas que reformaron el anterior sistema, como la «autoliquidación» de las Cortes franquistas, la legalización de los partidos políticos, incluido y siendo notoria la legalización del Partido Comunista. Siendo el primer presidente de gobierno del nuevo período democrático español, cuyo sistema de gobierno escogido por los españoles fue la monarquía parlamentaria, este sistema de gobierno implica que el Rey ejerce la función de jefe de Estado bajo el control del poder legislativo, que no es ni más, ni menos que, el Parlamento y del poder ejecutivo que es el Gobierno, y como referenciaba de Adolphe Thiers, “El rey reina pero no gobierna” y bueno es saber, que son diez, las monarquías parlamentarias que existen actualmente en Europa: España, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Noruega, Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Liechtenstein y Mónaco, y que curiosamente tienen el mayor índice de calidad democrática, muy por encima de determinadas repúblicas, el Jefe del Estado es una persona formada especialmente para ejercer como tal y no un presidente de república cuya formación puede ser dudosa e inexperta, y en muchos casos peligrosa, pensemos en nuestro espectro político actual y con el peligro que supondría con figuras como Sánchez o Pablo Iglesias, uno de Jefe del Estado y el otro de Presidente, la verdad es que sería muy preocupante. Y por supuesto no confundamos Monarquía Parlamentaria con Monarquía Constitucional, porque justamente la diferencia es que en la Monarquía Constitucional, si reside en el Rey el poder ejecutivo, y que no es nuestro caso y a ver si de una vez se enteran algunos cabestros.

Ahora en estos días, suscitan la nueva coartada para mayor despiste del vulgo, el Rey Juan Carlos I, que ha podido equivocarse como cualquier ser humano, y como humano tiene perfecto derecho a reunirse en estas fiestas navideñas con su familia,  ha decido regularizar su situación fiscal y corregir su error, pues bien, en vez de valorar la actitud positivamente, las fieras podemitas como una jauría de lobos intentan despreciar el hecho y despedazar al antiguo monarca, claro que, no se acuerdan de Monedero, la CEPS o Neurona, porque tienen evidentemente doble vara de medir, para estos impresentables y sin ningún tipo de escrúpulo, califican a Vox, como extrema derecha, PP como derechona rancia y a C’s derecha neofranquista, conclusión “fascistas repugnantes a erradicar, demonios sin corazón y sin alma”… y curiosamente califican al PSOE como que es, progreso y libertad y la comparsa Podemos e Izquierda Unida como “demócratas modélicos, querubines seráficos” pues no, no es así el gobierno socio-comunista, que tenemos, es la más pura y cruda oclocracia, gobierno de muchedumbres descabezadas e incultas, cachorros aleccionados y confundidos, sin olvidarnos de los desnortados independentistas, tramposos y chantajistas.

¿Y para que este redimensionamiento de propaganda en contra del antiguo monarca?

pues ni más, ni menos, que para distraer la atención del ciudadano, ya que el problemón que se nos viene encima es de órdago, por ejemplo Fomento del Trabajo pedía ayer a las administraciones públicas un plan de ayudas, directas y mantenidas en el tiempo para los distintos sectores más afectados por esta crisis pandémica e intentar evitar una alta mortalidad empresarial y hacer posible una recuperación sólida, pues el tejido empresarial se sumerge inminentemente y durante los próximos meses en una situación  compleja y delirante, “El ahorro fiscal de hoy puede constituir un déficit mayor mañana”, se advierte  en el último informe de coyuntura económica de la patronal. “La falta de ayudas puede no mejorar el déficit, sino agravarlo”, y es que las ayudas directas al tejido productivo deben ser más importantes de lo que son ahora y dilatarlas en el tiempo, se necesita una coordinación de política de apoyo a las empresas y que las ayudas a los autónomos y pymes que se acaba de acordar lleguen a los bolsillos de este colectivo, cuanto antes y sería necesario que fueran antes de final mes, de los datos de este tercer trimestre, se desprende que si bien, se inició un proceso de recuperación, se ha estancado ante esta segunda ola pandémica y es que en términos de empleo, aunque hubo un aumento del 24,7% de las horas trabajadas respecto al trimestre anterior, con lo que, en tasa interanual, la contracción fue del 6,2% en toda España y este retroceso equivale a la destrucción de más de un millón de puestos de trabajo a tiempo completo, de acuerdo con los cálculos de Fomento del Trabajo. Y esto, sí que es preocupante.

El Ejecutivo tiene cuatro meses para aclarar cómo planea comenzar a sanear las cuentas públicas.

Según lo indicó ayer la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiRef) que le imprime al Gobierno celeridad para incluir un plan de consolidación fiscal en el programa de inversiones que deben remitir Bruselas antes del próximo 30 de abril y que podamos acceder a las ayudas europeas. La petición la realiza la presidenta de la AiRef, Cristina Herrero, en su reciente comparecencia ante el Senado con motivo del inicio de la tramitación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 en la Cámara Alta, donde advirtió con toda claridad al Ejecutivo que se prepare para fuertes desviaciones en el Plan de Presupuestos Generales, pues indica Herrero que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia diseñado por el Gobierno incluye ya los proyectos de inversión estratégicos a los que planea destinar los 72.000 millones de euros en subvenciones comunitarias, partiendo con los 27.000 millones que llegarán, bien entrados en el 2021, pero que realmente faltan aún las medidas de reducción de Déficit y Deuda Pública y obligatoriamente deben ir incluidas en el programa.

No basta con saber los proyectos, sino que tienen que ir acompañados de un plan presupuestario que marque una hoja de ruta fiscal para los próximos años, sostuvo Cristina Herrero, aludiendo al plan de inversiones que España debe remitir a la Comisión Europea el próximo 30 de abril, a más tardar y es que este  Organismo lleva alertando al Gobierno desde el inicio de la pandemia de que la cuantiosa factura pública para hacer frente al Covid-19, unido a la caída de ingresos generada, multiplica los desequilibrios ya existentes en las cuentas públicas españolas.. Herrero admitió que sigue siendo “una gran una gran incógnita si el desembolso de las ayudas públicas europeas va a ir intrínsecamente ligado a las medidas fiscales que anuncie cada país, pero consideró que, en todo caso, es obligación legal del país acometer un plan en este sentido. Las reglas fiscales han quedado en suspenso en 2020 y 2021, cierto es que la Unión Europea de momento permite obviar los objetivos de cumplimiento de Déficit y Deuda, pero no es de extrañar que estos vuelvan a estar en vigor en 2022, apostilló, con lo cual, reconducir los niveles actuales tardaremos décadas para alcanzar ese ajuste.

De momento, las proyecciones económicas de la AiRef apuntan a un retroceso del PIB de entre el 10,8% y el 11,4% este año, en línea con el 11,2% del Gobierno, pero limitan el alza de 2021 a una horquilla de entre el 3,8% al 7,3%.

Como consecuencia, se considera “optimista” el avance inercial del 7,2% esperado por el Gobierno, que además aspira a elevarlo al 9,8%, o sea una quimera. Cristina Herrero recordó que la tramitación de las cuentas públicas en el Congreso de los Diputados ya ha bajado en poco más de 1.000 millones de euros la recaudación inicialmente prevista, al renunciar el Gobierno a elevar la tributación del diésel, para contentar al PNV, y al rebajar el IVA de las mascarillas al 4%, para atraer otros apoyos al proyecto. Más allá, prevé que la recaudación sea inferior a la presupuestada en 9.000 millones de euros y, aunque cree que el gasto anunciado es excesivo (en cuatro décimas de PIB), advierte de que los 1.153 millones de euros, prometidos para costear los ERTE acabarán transformándose en 6.442 millones euros dado que deberán prorrogarse como mínimo hasta junio.

Y esto si, que son los auténticos problemas que afectan intrínsecamente al ciudadano 

No las chorradas del Pazo de Meirás, Maradona, el republicanismo, el independentismo, el anticlericalismo, y demás planteamientos propagandísticos… mientras subversivos elementos pretenden desmontar el Estado Español. Estemos atentos los ciudadanos   y que la oposición juegue sus bazas con contundencia y frene el descontrol, no haciendo política de partido, sino de ¡Estado!, olvidemos estrategias electorales y cojamos el toro por los cuernos.

 

Federico Bisquert

Soy Economista Forense, intervengo en temas (periciales) digamos de flagrante actualidad (corrupción, financiación irregular, estafas, etc…) también en el ámbito de la Administración Concursal, la consultoría tributaria y la docencia.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: