Es la propia Siberia informática la que amenaza la libertad de movimientos y pensamiento. Por Rodolfo Arévalo

 

Es la propia Siberia informática la que amenaza la libertad de movimientos y pensamiento
Es la propia Siberia informática la que amenaza la libertad de movimientos y pensamiento

“Es la propia Siberia, la de hace ya más de treinta años, la que ha llegado. Ya no necesita de Gulags, no, estos están incorporados a nuestro lugar de conexiones informáticas”

Una ola de frío ha invadido España, pero no es el típico invierno helador que puede suceder en el norte más extremo de Europa del norte o Siberia. Es la propia Siberia, la de hace ya más de treinta años, la que ha llegado. Ya no necesita de Gulags, no, estos están incorporados a nuestro lugar de conexiones informáticas. No ha venido el frío en automóvil, en tren o en avión, como nuestro ilustre Presidente que llega casi siempre en Falcon, debe de ser que no ha hilado fino y no cree que le puedan llamar Phantasma o Phantomas. A pesar de que muchos, incluso cercanos a él lo piensan por lo bajini.

El frío ha venido por mil conductos diferentes, pero uno de los más llamativos, por así decirlo, son las indispensables redes sociales. Éstas no dejan de ser simplemente empresas de comunicación, son también el vehículo que tiene la población en general para expresar la opinión sobre los temas que están de actualidad y también de los que no lo están. Sobre todo en las sociedades ¿libres?, no como en China, Corea del Norte, Cuba, Venezuela u otros lugares similares. Lamentablemente los creadores y directivos de estos canales de ¿libertad?, parecen tener su propio estado dictatorial y solo quieren que se utilicen, cuando esa libertad refrenda sus postulados dictatoriales y encima reciben el aliciente de los anunciantes. Es por esta razón por la que un arma que puede usarse contra esas redes, si nos perjudican, es el boicot a los anunciantes de productos que aparezcan en ellas.

No hay peor presión para un empresario de cualquier tipo que boicotear su publicidad. Lo que han hecho con personajes como el ex presidente de EEUU, que no pienso nombrar, para que no salten las alarmas y me detecten, no tiene ni medio pase, porque es una manera de despreciar a la gente a la que le gusta esa forma de gobierno, el de la libertad de mercado, esa que además les ha permitido a esas empresas poner su negocio a funcionar. Es una contradicción que hagan esto, pues así se están ciscando en la libertad de los individuos y al retirársela y negarles la voz, tiran piedras contra su propia empresa que se supone vende libertad. ¿Vamos a seguir comprándosela a ese precio?

Nunca creí que los detentadores del poder, fuera del poder político, y por supuesto tampoco del económico, pudieran como dicen muchos autores de ensayo sociológico, manejar a su antojo la libertad de los individuos en las democracias. Pero no, pueden, sí pueden, lo vemos y es así porque la mayoría del personal que usa los medios, no tiene ni la información, ni la formación para poder disentir. Se mueven en el claro oscuro de lo que es y no es a la misma vez.

Está claro que las dictaduras, aunque sean de la comunicación, requieren mentes laxas que no pongan en tela de juicio sus posturas y decisiones. Es la dictadura del “esto lo piensan ustedes por mis ¡cataplines!” Hay algo que esta muy por encima del hecho de coartar la libertad y es el hecho de prohibir expresarse libremente, en una red social, a cualquier persona y más aún a los políticos de uno u otro signo.

La libertad de expresión debe estar garantizada en cualquier país o democracia, si no es así, no hay porque jugar en el lugar, deja de ser una democracia y así no debemos jugar. Que con su pan racionado se lo coman. Al negarte la libertad de expresión, te están faltando al respeto y también a una gran parte de los que ahí se expresan, opínenlo que opinen, no se les ha pedido adhesión ninguna a una política determinada o religión que para el caso es lo mismo, para opinar. Porque de ser así, la aplicación debería añadir en la cláusula, para darse de alta en ella, y bien claramente, y luego no llamarse a engaño, por ejemplo, prohibida a los partidarios de Trump o de cualquier otro que lo apoye, de manera que la pérdida de usuarios, en este caso concreto de setenta y cuatro millones de personas les duela en la cuenta de resultados publicitaria.

Esto ya lo hacen las cadenas de televisión con sus usuarios mente plana, pero no lo consiguen con los que tienen un criterio propio y afirmado sobre los asuntos sociales o comunales. Estos últimos huyen a la carrera hacia otros canales, como ha pasado ahora hacia la red Parler, que por supuesto ha sido retirada de las ofertas de aplicaciones de los sacro santos teléfonos móviles. Pues faltaría más, tocarle los “perenfanillos” al señor cuyo nombre empieza por Z y acaba por G. No, imposible, él que parece tan amable, tan comunicativo, tan campechano, mucho más que nuestro buen Rey emérito, que paró un golpe de estado, que nos hubiera llevado a otra dictadura, y al que al parecer nadie agradece nada, no lo es, no es amable, según parece es como cualquier otro elato ambicioso poseedor de medios de comunicación.

Ande yo en el machito y critíqueme la gente. Lastima que este estado de cosas siga así, el mundo jamás llegará a ser libre si hasta los empresarios de comunicación se convierten en dictadores. Puede que los golpes de estado ya no necesiten de las armas, pero si de la informática. Por todo esto es por lo que ha llegado una ola de frío que ha invadido España, pero no es el típico invierno helador que puede suceder en el norte más extremo de Europa del norte o Siberia. Es la propia Siberia informática la que amenaza la libertad de movimientos y pensamiento, no la de hace ya más de treinta años, que oprimía a la URSS, no, esa no, la que ha llegado es mucho más sutil, y se puede camuflar en miles de millones de bits. Por eso ande yo caliente y ríase el señor cuyo nombre empieza por Z

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: