Nos atracan, exigen, roban y hasta matan por un «Mezquítame» allá esas pajas. Por Rodolfo Arévalo

Nos atracan, exigen, roban y hasta matan por un Mezquítame allá esas pajas
Nos atracan, exigen, roban y hasta matan por un Mezquítame allá esas pajas

 

«Nos atracan, exigen, roban y hasta matan por un «Mezquítame» allá esas pajas. Será que cuatrocientos euros para gastillos y tabaco de regalo no da para mucho»

Está claro que te quiero, te adoro y si te pones te compro hasta un loro. Esto es lo que dirán el catorce de Febrero los bobitos, que al parecer solo aman ese día del año, el resto se lo pasan votando y venerando gilipolleces. Los más afortunados y afortunadas, que no quiero conflictos por discriminación, también blancos y negros, verdes y azules, rojos y verdes, tirios y troyanos, etc, se “la pasan fornicando” como dicen por hispano América, no lo, si no la.

Que sí, que por mucho que fastidie, es Hispano América. Esto es to, esto es to…. do amigos, esto es precisamente a lo que me refiero cuando hablo de pensamiento plano e igualitario, leyenda negra… todos al trapo, no sea que se cabree Pablo Iglesias. También puede cabrearse Biden que dentro de poco estará en los cielos de la Casablanca, pero… ¿no debiera pintarse de negro en homenaje al Black Live Matter…? No sé, pero si sé que alguna guerra se va a declarar pronto bajo su mandato, siempre ocurre con los Demócratas, será que tienen pasta para derrochar en sangre.

Sin embargo aquí, en España hay otros problemas más acuciantes para Pablo, pobre hombre, la que se le viene encima en demandas, juicios y probablemente condenas, de hecho ya están agazapados varios en su partido para dar el gran salto a amado líder. José Javier Vázquez no, este no dará el salto, puesto que hace oposiciones para dejar de ser amado locutor según he leído, porque no veo tele en abierto, pero al parecer debe optar al no puesto, ya que debió poner a caer de un burro a Ayuso, y en Madrid, salvo babeantes espectadores, que al parecer lo vieron, les da igual que les hablen de Irene, que de Pepa, el caso es el run run, son cuatro comparados con los votos que cosecha Ayuso. Mari, con… con mantón de Manila, Mari, con… con abrigo sin bies, dónde vas esta tarde a las cuatro, dónde vas si te huelen los pies; dice la canción creo, ¿o no? ¿No era así? No recuerdo.

Ahora está de moda ser homosexual, que para mi, no tiene nada que ver con ser maricón, gran maricón, maricón de España, como decían los de Martes y Trece con todo tronío y honra. Al maricón, se le ve, se le detecta, como lo hacen los perros con alguna marca de comida perruna, en cambio al homosexual se le respeta, porque la biología es muy suya y hace lo que le viene en gana, no se trata de un problema de elección es un tema de imposición genética. Así debe ser puesto que si no, la evolución en la tierra hace siglos que se hubiera detenido, y en vez de homosexuales y heterosexuales, seríamos hermafroditas, que es más productivo, probablemente caracoles o algún otro ser extraño hoy inexistente, vaya usted a saber los caprichos de la naturaleza.

Pero, no se alarmen, no pasa nada, lo único malo que puede pasar es que no fuéramos tantos los bobos que ven televisión. Seríamos más los tontos que leemos y me da igual donde, porque tengo comprobado que ese conocimiento aprendido es bueno para ti, pero como herramienta de relación social es inútil, para eso hace falta ser experto en telefonía móvil, pero no en tecnología, que también, si no en estética técnico artística y precios. Un tema recurrente y literariamente interesante son los ingredientes y bondades de las cajas de galletas, cereales y todo tipo de alimento…

Aunque todos sabemos que si subimos un peldaño más en la escala intelectual se lleva mucho lo del periódico deportivo, sección fútbol. Debo de estar hoy especialmente trastornado en mi discurso, porque no lo centro, no acabo de chutar a gol, vamos, que no lo “costumizo” “palabro” utilizado por mucha gente y que no es otra cosa que transformar, modificar, variar, alterar, mutar, vaya si hay palabras para decirlo… y es que como dicen algunos y algunas, por la misma razón que al comienzo del escrito, es difícil lo de amar en tiempos de bobería.

El amor entre el centro derecha y las derechas está impracticable, porque como todos sabemos al parecer es el como lo del colmo de los colmos, que como saben ustedes, es doblar una esquina cualquiera y como ocurre en las islas canarias, puedes encontrarte de sopetón con África. También esto es colmo, porque cada vez anda más alucinado el Canario, que no es que esté enfermo ni nada de eso y haya perdido todas las plumas en la jaula, es más bien al contrario, ha ganado color, color oscuro y étnico, sobre todo contrastado con el blanco de sus lujosos hoteles, por cuyos ventanales se ha puesto de moda tirar objetos de todo tipo, mobiliario incluido, y no como hacían en la costa del Sol los ingleses bobos que saltaban desde el balcón a la piscina del hotel, que daba gusto. Mejor que se queden en Gibraltar, que bobos ya tenemos aquí bastantes.

En España y con algunos gobiernos, el personal está que lo tira y que se tira de un quinto piso por la desesperación de perder el trabajo o el negocio sin una mísera ayuda. Ya sabemos que es por el Covid, pero ¡que más da! la razón. Atiéndelos Pedro que si no verás. Pero volvamos al tema de antes de la disrupción… Pobres propietarios de los alojamientos de cuatro y cinco estrellas Canarios, creyeron tener jauja en sus manos, por los arrendamientos “habitacionales”; palabra muy de moda entre la izquierda y por parte de la administración; para ¿pobres? inmigrantes, sin darse cuenta de que la selva, es la selva, aquí y en Tombuctú. Las culturas son diferentes y difícilmente integrables y no como afirmaba con fruición el insigne Zapatero, que Dios sabrá “ande andará”. Al parecer, los blanquitos somos todos unos descoloridos, como nos llaman despreciativamente los oriundos de África negra, o sea una escoria. Debe ser por eso que nos atracan, exigen, roban y hasta matan por un «Mezquítame». allá esas pajas. Será que cuatrocientos euros para gastillos y tabaco de regalo no da para mucho en manos de cualquier sinvergüenza, pero al menos algo de agradecimiento debiera verse.

Los que sí están con problemas y cambiando de color, son los Canarios, ya están negros de tanta imposición y estupidez, está claro que no van a querer, a adorar y si te pones tampoco a comprar un loro electoral de PSOE Podemos, porque no son bobitos, que al parecer solo aman sus islas un día al año, si no siempre y el resto lo pasaran haciendo cuentas sobre cómo quitar del poder a los social comunistas, si yo fuera ellos, les enviaba un avión presidencial para el trasvase de oriundos africanos, en Moncloa tienen jardín de sobra.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario