Pobres de nuestros hijos y nietos: Vivimos en un mundo muy peligroso. Por Rodolfo Arévalo

Vivimos en un mundo muy peligroso. Ilustración de Linda Galmor
Vivimos en un mundo muy peligroso. Ilustración de Linda Galmor

«Vivimos ya desde hace varios años un mundo realmente muy peligroso tanto desde un punto de vista de desarrollo de la biología, como de la informática y programación de inteligencia artificial»

El ministro Illa y su juego de la silla movida, han preparado el nuevo deporte gubernamental y tal y tal. ¿Dónde puede uno ocultar una gestión nefasta? En ninguna parte, por eso Illa desaparecerá en Campaña electoral y quedará bien sentadito y calentito en escaño parlamentario regional del PSC. Será como el soldado desconocido pero en político. El político desconocido, por olvidado y enterrado, en un hemicirco no nacional, ahí macho, donde no des mucho el c…..

Alguna salida airosa tendría que tener, libre de gérmenes coronavíricos, por aquellos lares pre republica independiente de Damasco, perdón del gobierno central; es un buen lugar. Además es su tierra y si pierde su escaño podrá ejercer la profesión de filósofo meditativo y pensador. Cuidado que acaba como la estatua de Rodín pero con gafas. Por su parte y ya lo había comentado mucha gente el que va a quedar con las posaderas al aire es Simón. No Don Simón el vino, sino Don Simón el portavoz de crisis víricas y pandemias. Recuerdo que en las películas americanas Simón suele ser alguien malo que ordena hacer algo. Simón Says… y todos obedecen… Pero claro pronunciado Saimón que es más la pronunciación de por allí.

Por eso tal vez quisieron defenestrar a Trump, por no haber sido demasiado Saimon… en el mando y generando alguna guerra, que de algo tienen que vivir los de la industria armamentística. Vaya para un presidente pacífico, este si merece el Nobel de Paz y no Obama, no se lo dan y encima le “empichean” que tiene guasa en español el nombre.

Simón ha estado de parapeto de gobierno dubitativo y vacilante con los bacilos, no sabían con cuál de ellos quedarse y al final como no fueron ocho sino ochenta mil los fallecidos les daba casi igual bacteria que virus. Lo importante era ganar y en España según Pedro éramos los campeones de todo. Al final ha resultado ser virus, mirad ustedes vosotros por dónde, así que peor en este caso, porque el covid-19 es un coronavirus conocido, pero tiene algo aún por conocer. Hay mucha gente que no cree que sea totalmente natural, vamos que algo de ingeniería genética lleva el “gachó” y no me extrañaría nada. Desde luego salió de un mercado húmedo chino, pero no exactamente de allí, no se sabe, porque cerca, casi puerta con puerta, existe un laboratorio P3 o P4, que es la denominación de sistema de seguridad contra fugas de gérmenes y quién nos dice no que se escapara el virus, “pobrecito mío” porque una fuga de ese Alcatraz resulta difícil, pero si pudo tomar un caballo de Troya Oriental en la cavidad buco faríngea de un chino científico al que llamaremos Chen; pues todo es posible.

Veamos científico se infecta, pasa por el mercado y hace la compra de la cena para su casa o su “house” como dirían en inglés. La diferencia de este día, con otros días, es que el virus cabrón se ha ocultado como sabemos en sus narices y en cuanto Chen estornuda por una cuestión de picor… de narices, varios dependientes se contagian. Y mire usted por dónde pandemia suave, aunque con algunos fallecidos, y así sin haberlo preparado han conseguido una bonita pandemia.

Ahora sería loable saber más sobre el asunto, Trump quería saberlo, y casi lo machacan en USA, pero Biden al parecer no, quiere olvidar, cuanto antes los muertos salgan de escena, más fácil es reconstruir la historia, sea esta un accidente o algo intencionado. Bueno eso es algo que no creo se llegue a saber, aunque algunas personas estuvieron cerca de este raro asunto, pues algunos virólogos dicen que el virus está editado… El sistema CRISP Cas 9 de edición fácil y rápida del genoma, descubierto por Jaqueline Doudna y Jaqueline Carpentier en 2016, permite hacer casi cualquier modificación genética de manera fácil y sin grandes inconvenientes, ni dinero.

Vivimos ya desde hace varios años un mundo realmente muy peligroso tanto desde un punto de vista de desarrollo de la biología, como de la informática y programación de inteligencia artificial. Las dos tecnologías bien usadas y aplicadas pueden traer muchos beneficios y oportunidades de desarrollo humano, pero en manos tiránicas, o psicópatas, pueden hacer mucho daño. Imaginen ese virus convenientemente manipulado y entregado a la media luna. Aún debemos dar gracias porque este virus, no sea más agresivo y letal, que las muertes, en definitiva, se hayan producido por una debilidad previa de los pacientes ¿No habría que investigar todo lo que pasó?

Imaginen ustedes si esto lo hace un pequeño virus casi de gripe, que no se podrá hacer con otro tipo de virus, como el Ébola u otros más letales. Este puede ser el futuro que nos aguarde si no vigilamos con pelos y señales cualquier investigación con la biología. Lo siento por los gobiernos pero sus secretos deberán ser de dominio público o cancelados por una especie de fuerza policial biológica. Imaginen que es lo que se podría hacer si unos virus de diseño mucho peores cayeran en las manos inadecuadas al servicio de gobiernos tiránicos.

La respuesta es sencilla, desde un exterminio de parte de la humanidad, hasta su desaparición total u otras cosas peores como la desaparición selectiva por razas, colores, tipo social, inteligencia o cualquier otra variedad seleccionada. El mundo de Blade Runner, no está tan alejado como parece, lo tenemos ya a la vuelta de la esquina; por cierto lo de coches voladores está ya ahí, han presentado en la noticias el primer taxi volador; mucho antes de que cualquiera de nuestros actuales políticos u otros elegidos en las nuevas elecciones de dentro de tres años, puedan llevar a cabo esa irrisoria por absurda agenda 2030.

Cualquier futuro es posible y mira por donde tanto la OMS, como los millonarios, laboratorios, organismos internacionales y todo tipo de políticos, están tranquilamente mirando a Cuenca, sin importarles nada más, como a Illa, a nuestro ilustre Pedro y su compañero Picapiedra Pablo, nada más que el color de la poltrona que puedan ocupar.

Desde luego es patético, pero lo que suelo decir: antes había realmente políticos dedicados a gobernar que tenían el poso e inteligencia que hacía falta para enfrentar estos y otros problemas, lamentablemente hoy en día eso es buscar una aguja en un pajar parlamentario y casi en cualquier lugar, imposible, no hay. Al final Trump tiene razón y se debe abandonar, toda agrupación como Naciones Unidas, OMS, etc, si estas no están al servicio de todos. Al parecer hasta estas agrupaciones pueden ser sobornadas y manipuladas sin que haya nadie que destape de antemano a los manipulados y manipuladores.

El mundo de las peores películas de pesadilla y dictadura ya está aquí, y nosotros viéndolas venir queremos quitar de en medio a los personajes que pueden, si no evitarlo, si contenerlo, como Trump. No sé que opinar, pero de los Chinos, salvo de los que tienen negocios aquí, y no les interesa que caigamos como moscas, los de más allá de los Urales, como ustedes comprenderán nos dan muy poca confianza, pero parece que algunos creen que ese es un modelo a seguir y conseguir antes del fin de siglo. Porque desde luego con la pandemia por ellos provocada se han forrado con la venta de mascarillas.

Pobres de nuestros hijos y nietos… Pero no sufran ustedes que para el ministro Illa todo esto no es más que un jueguecito filosófico, el juego de silla movida, el nuevo deporte gubernamental y tal y tal. ¿Dónde puede uno ocultar un virus o una gestión nefasta? En cualquier parte no, por eso Illa desaparecerá en Campaña electoral y quedará bien sentadito y calentito en escaño parlamentario regional del PSC. Eso sí, libre de Coronavirus.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario