Occidente todavía no se imagina lo que se le viene encima. Por Rodolfo Arévalo

Occidente todavía no se imagina lo que se le viene encima. Ayman al Zawahiri, líder de AlQaeda reapareció, tras veinte años escondido, para festejar la “derrota” de Estados Unidos y su retirada de Afganistán.

“Occidente al parecer todavía no se imagina lo que se le viene encima como nuestros políticos no reaccionen”

Por mucho que nos empeñemos, la famosa Alianza de Civilizaciones es imposible, sobre todo cuando algunas de ellas no tienen el deseo de renunciar a parte de sus creencias a favor de la convivencia. Creo que esto es debido a mentes obtusas y bastante cerriles, que además han sido educadas desde su más tierna infancia en el obcecamiento religioso, proponiendo un Dios, todo lo misericordioso que se quiera, pero por encima de los valores de los hombres.

Antes que las creencias personales hay que respetar a todos y cada uno de los miembros de la sociedad, que dentro de las leyes pactadas, deben ser libres para decidir en todos los asuntos que le atañen. Por eso los individuos en las democracias deben ser educados en libertad, ofreciéndoles todas las posibilidades de conformarse unas ideas políticas y religiosas, según sus motivaciones y deseos.

El problema de la imposibilidad de unir esfuerzos entre civilizaciones, no es que no se pueda realizar, sino que alguna de las civilizaciones no sea capaz de renunciar a su política o religión para poder llegar a entendimientos. Los estados laicos, pueden hacerlo y de hecho es lo que permite la democracia, pero los estados basados en ideologías políticas o religiosas son incapaces de lograrlo puesto que viven inmersos en una especie de dictadura mental impuesta y única.

El Islam es una de estas culturas que está condenada a no evolucionar mentalmente puesto que ha puesto las ideas religiosas de un hombre del siglo VI como paradigma de comportamiento, porque esa forma de actuar se la transmitió Dios. Lo único que no cuadra es el hecho de que Dios no creo al hombre, sino que el hombre creo a Dios. Esto es bueno cuando el Dios creado por el ser humano responde a la bondad y buen sentido de los propios seres que lo crearon y que además pueden ir variando sus postulados para evolucionar con el tiempo y las nuevas formas de vivir y pensar. Esto es imposible en una religión como la musulmana que es impuesta desde la niñez por el mero hecho de haber nacido inmerso en esa civilización.

Puede que no se trate tanto de testarudez humana y sí de intereses de las altas jerarquías en seguir manteniendo al pueblo aleccionado y asustado con los postulados religiosos. Es quizás por eso que la religión debe en esos lugares ser una imposición que crea una dictadura, la teocracia. A lo mejor se disfraza de creencia personal intima, pero no lo es, puesto que esa religión se estudia desde muy pequeño en las Madrazas y es imposible disentir, siendo sometido a castigos y un lavado de cerebro intenso, ante cualquier disidencia.

Es curioso que las mujeres están relegadas y consideradas seres inferiores, de segunda, es una manera de tener alejada la ternura y la comprensión de la rigidez fría de las normas dictadas por un personaje claramente misógino como era Mahoma. No lo era por cualquier motivo, lo era porque en su tiempo las mujeres estaban supeditadas a los hombres.

Hoy en día está dejando de ser así, y no tenemos más que ver como las mujeres en Afganistán se manifiestan contra la imposición Talibán, que es poco pero es algo. El día en que la mayor parte de las mujeres hagan frente común en contra del maltrato sicológico y físico al que son sometidas por el hecho de ser mujeres, el Islam como tal terminará y a eso es lo que temen los líderes religiosos de esas civilizaciones más que a un nublado, hablando en plata, porque eso les pondrá en el mismo nivel que sus mujeres y en esa civilización, el trabajo físico duro está volcado en el género femenino.

Es algo realmente bueno para caraduras que quieren ser el centro de todo, cada uno en su pequeño reino familiar, pero es algo que es inaceptable e insostenible a estas alturas del siglo XXI. Estas son las razones por las que en occidente no debemos consentir que se infiltren esas formas de vida en el seno de nuestras democracias, puesto que esto sería el principio del fin. No se si los gobernantes Occidentales tienen una inocencia de pueblo llano o simplemente son cobardes para plantar cara, de la manera en que haya que hacerlo. Lo que si tengo claro es que nosotros, los que formamos el pueblo de cultura judeo romana, con dos mil años de antigüedad no debemos consentirlo y tanto si es por inocencia como por mala ralea cobardía debemos impedir que esa cultura Islámica colonice la nuestra.

Porque todo el buen fondo que occidente puede tener y ofrecer a otra cultura, en cuanto a desarrollo técnico y cultural, será fagocitado por una sociedad que se reproduce bastante más que la nuestra y si se leas permite vivir en nuestra sociedad sin integrarse y acatar las normas occidentales, acabarán por obtener mayorías en los distintos estamentos de la nación e imponiendo sus leyes antidemocráticas. Ejemplos tenemos ya por toda Europa, nosotros todavía estamos a tiempo de evitarlo. Exijámoslo a quién tenga el deber y la responsabilidad de gobernar. Es curioso que en ese sentido y por un complejo de racismo y xenofobia, del que hacen uso como insulto los botarates, solo haya en la actualidad en España un partido que lo comprende y hace gala de llevar en sus propuestas leyes que garantizarían, el no mestizaje cultural, frente al que llevamos las de perder.

Por eso, por mucho que nos empeñemos, la famosa Alianza de Civilizaciones es imposible, sobre todo cuando algunas de ellas no tienen el deseo de renunciar a parte de sus creencias a favor de la convivencia. Todo esto venía a cuento de los ataque terroristas del 11-M, porque Occidente al parecer todavía no se imagina lo que se le viene encima como nuestros políticos no reaccionen. Y que conste, no se trata de odio, ni de racismo ni de xenofobia, tan solo se trata de la defensa de nuestra propia cultura y forma de vida.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

1 comentario

  1. El Islam considera que el Corán es intangible. Por eso todas las revoluciones suyas, musulmanas, son reaccionarias, por principio, para resolver desviaciones, y por tanto volver a sus orígenes, de ahí que sean siempre tan radicales, para corregir lo que consideran relajo en las costumbres.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: