Señor Casado, no se deje engañar, las auténticas sirenas tenían cuerpo de ave. Por Rafael Gómez de Marcos

Señor Casado, no se deje engañar, las auténticas sirenas, tenían cuerpo de ave

 

“Señor Casado, no se deje engañar, las auténticas sirenas, tenían cuerpo de ave. Nada de pactos presupuestarios”

 

“Tendréis que pasar cerca de las sirenas que encantan a cuantos hombres se les acercan. ¡Loco será quién se detenga a escuchar sus cánticos! Las sirenas les encantarán con sus frescas voces. Pasa sin detenerte después de taponar con blanda cera las orejas de tus compañeros, ¡qué ni uno solo las oiga! Tu solo podrás oírlas si quieres, pero con los pies y las manos atados y en pie sobre la carlinga , hazte amarrar al mástil para saborear el placer de oír su canción”.
 
Señor Casado, no se deje engañar, las auténticas sirenas, tenían cuerpo de ave. Nada de pactos presupuestarios.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: