Brindis por todos los lectores de La Paseata. Por Guirong Fu

 

Brindis por todos los lectores de La Paseata.

“Brindis por todos los lectores de La Paseata para que el año venidero todo lo mejor nos traiga: SALUD, PAZ, AMOR… y un poquitín de dinero”

Dicen LOS EXPERTOS del periodismo

-hablo, claro, entre otros, de La Vanguardia

que, en el 2022, tendremos cuesta de Enero

hasta, por lo menos, que llegue la Pascua!

Si, a ello, señores míos, le añadimos

que, en la Moncloa, seguirá don Narciso,

es, que duda cabe, para estrangularse con la corbata.

(Las señoras pueden recurrir al sostén o al liguero,

si prefieren no enfrentarse a lo que nos aguarda.

Sin embargo, señores míos, lo primero es lo primero,

y, antes que llegue Enero, el 2021 se nos acaba:

Alzo mi copa de champán -que no de cava

para desear a ustedes, con el corazón sincero

-y, ya puestos, también al mundo entero-,

que, el año venidero, todo lo mejor nos traiga:

SALUD, PAZ, AMOR… y un poquitín de dinero,

que, con las alforjas y los bolsillos bien rellenos,

vive Dios que mejor el chaparrón se aguanta!

¡Sean felices, señores: antes que a un prematuro entierro,

mejor aférrense ustedes a La Divina Luz de La Esperanza!

A todos, amigos, ¡FELIZ AÑO NUEVO,

(y me largo a otra parte con el cuento,

que tanto jodido verso ya me cansa!

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: