«El señor presidente». Por Teresita Ávila

El Señor Presidente

 «Toda obra, cualquiera que sea, literaria, política, científica, debe estar respaldada por una conducta».

«¡No se pregunte, general, si es culpable o inocente: pregúntese si cuenta o no con el favor del amo, que un inocente a mal con el gobierno, es peor que si fuera culpable!»

«El crimen es preciso porque garantiza al gobierno la adhesión del ciudadano».

«Y por eso, señores, venimos a festejar hoy día al muy ilustre protector de las clases necesitadas, que vela por nosotros con amor de padre y lleva a nuestro país, como ya dije, a la vanguardia del progreso que Fultón impulsó con el vapor de agua y Juana Santa María defendió del filibustero intruso poniendo fuego al polvorín fatal en tierras de Lempira. ¡Viva la Patria! ¡Viva el Presidente Constitucional de la República, Jefe del Partido Liberal, Benemérito de la Patria, Protector de la mujer desvalida, del niño y de la instrucción!»

Miguel Ángel Asturias, El Señor Presidente.

El señor presidente

«El odioso señor presidente mantiene la verticalidad del árbol que se sostiene contra todo pronóstico, cual si una cuadrilla de leñadores ciegos acertase apenas a rozar su corteza»

De las llamadas novela de dictador, le corresponde el honor al guatemalteco Miguel Ángel Asturias el haber escrito una de las piezas más relevantes que no pudo ver la luz debido a la censura hasta el año 1946 [1]. Cualquiera de las obras que figuran en esta categoría pone de relieve las vicisitudes de los pueblos sometidos a un poder arbitrario, ejercido con violencia contra el pueblo al que dicen amparar [2]. Por eso, bien podría haber elegido otro título para este artículo, por ejemplo, «Yo, el Supremo». La distorsión entre lo mostrado, su verdadero carácter, y la propaganda tiene que ser necesariamente visible y audible, el estruendoso choque de trenes entre la intención revelada a medias y los hechos consumados, propagados por un ejército bien uniformado ideológicamente. El sistema deviene en un orden granítico que, por el contrario —desfigurando a conciencia el territorio común, usa sin tregua la bola de demolición.

El mal es arrogante, chulesco, exhibicionista y practicante de un onanismo enfermizo. Su autocomplacencia arrastra a prácticas degradantes a los débiles que no necesitan ser convencidos con sutilezas. El poder maligno se rodea de mediocres aferrados a su papel de rastreros servidores, entregados a la causa, a su propia importancia en el ‘proyecto’. Por eso, se rebelan cuando convertidos en barquitos de papel, tocados y hundidos son expulsados del paraíso, echados a patadas y tratados como basura que va directamente al incinerador. Ábalos, el séptimo hijo de ‘Carbonerito’ nos ha brindado momentos inefables [3]. Él y los demás contribuyen como si fueran carnaza indispensable para los tiburones o alimento del cíclope que engorda a expensas suyas, sin heroísmo [4].

Así, el odioso señor presidente mantiene la verticalidad del árbol que se sostiene contra todo pronóstico, cual si una cuadrilla de leñadores ciegos acertase apenas a rozar su corteza, que hubiera adquirido las propiedades del fósil en tiempo récord. Mejor dicho, que conociera el secreto para aplicarse en un clic cual conmutador eléctrico— el encendido y apagado de las opiniones adversas. Ya hablamos en otra ocasión de su papel estelar en esta tragedia cuyas proporciones se adivinan, aún en desarrollo («Contra Celso — Contra Sánchez»). Incluso ha sido entrevistado por Alonso de Madariaga, compañero en estas páginas (Entrevista a Perico I emperador de España). Es decir, somos muchos los sastres que le hemos tomado las medidas al personaje. El pasado jueves, Rubén Amón confesaba en El amnistiazo el asombro que le causaba ser testigo de la capacidad de revertir la vulnerabilidad por el caso Koldo «en la mejor oportunidad para vigorizarse, aunque sea al precio de prostituir el Estado de derecho y de corromper la dignidad de la democracia».

Así, ya que la ocasión la pintan ‘calva’, se ha pisado a fondo el acelerador. Visto que la negativa de Junts hace poco más de un mes no era solamente «un órdago» a la grande, y que de esta forma cumplía su amenaza de utilizar la fuerza de sus siete moscas sin sastrecillo valiente, perdón, sus siete diputados para tumbar la ley que tuvo que ser devuelta a la Comisión de Justicia para su renegociación [5] hoy se canta bingo por anticipado.

El enfoque de La Razón en su artículo Ley de amnistía, en directo: última hora del acuerdo entre PSOE, Junts y ERC no omite los detalles sobre los habituales cambios de rasante más o menos imprevistos del señor presidente, quien «negó (por enésima vez) que el Ejecutivo admitiera cambios sustanciales en el texto de la ley de amnistía que rechazó Junts. No solo el jefe del Ejecutivo, otros portavoces del gobierno y del partido reiteraron que no habría cambios sobre el texto pactado. Sin embargo, en un nuevo «cambio de opinión» del líder de los socialistas, Sánchez se plegaba a las exigencias de Carles Puigdemont y admitía que sí, que han hecho modificaciones».

Más adelante, la noticia alude a los enjuagues que han tenido lugar entre bambalinas, mientras la película del nuevo Torrente las mascarillas de Koldo— era el telón perfecto tras el que ocultar una fechoría mayor: «Con el nuevo redactado, también queda retocado el delito de traición. Hasta ahora, quedaban excluidos de la amnistía «los delitos de traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la Defensa Nacional del Título XXIII del Libro II del Código Penal». Sin embargo, tras la enmienda pactada entre PSOE, ERC y Junts, el precepto añade la coletilla de que todo delito de traición quedará excluido siempre y cuando no se haya producido «tanto una amenaza efectiva y real como un uso efectivo de la fuerza en contra de la integridad territorial o la independencia política de España en los términos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas«».

Exultante ante la prensa, quedará para los anales el anuncio de Bolaños felicitándose por el éxito en el acuerdo:

No se pierdan por nada del mundo el monólogo de Latorre: «Cuanto más humillante es la cesión, más grandilocuente es la propaganda». Un acertado análisis sobre la posible consumación del prusés que será el punto de no retorno a esa España como nación que se han empeñado en liquidar, si Dios no lo remedia. Pues advirtiendo que han trasladado la Sede de la Justicia al Patio de Monipodio, no extraña la maniobra contorsionista para adaptar las cuatro enmiendas solicitadas por el separatismo, insistiendo mucho en la bondad de la proposición de ley, tal como informó El Mundo el jueves: La Comisión de Justicia aprueba la ley de amnistía: amplio perdón para el terrorismo, la malversación y los hijos de Pujol. Las cuentas salen con los 20 votos a favor (PSOE, Sumar, Junts, ERC, PNV, Bildu y Podemos) frente a 17 en contra.

«En el nuevo texto se justifica este cambio señalando que «la ley de Amnistía ha sido diseñada en coherencia con los compromisos europeos e internacionales en materia de derechos humanos, siguiendo directrices de tratados y organismos internacionales como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos«».

El fugitivo Puigdemont está más cerca de regresar en loor de multitudes y ver cumplido el deseo que manifestaba el mes de enero, cuando exigía una amnistía sin fisuras para frenar la «pulsión patriotera» de la judicatura. Y el calendario que nos muestra El Confidencial quedaría como sigue:

La ley de amnistía podría estar aprobada definitivamente a finales de mayo o principios de junio, en plena campaña de las elecciones europeas, ya que tras su aprobación este jueves en la Comisión de Justicia la norma será ratificada por el pleno de la Cámara Baja el próximo jueves, para iniciar luego su trámite de dos meses en el Senado.

Por esas extrañas casualidades de la vida, el jueves 7 ha sido la fecha en que Valladolid recibía al rey Felipe VI con motivo del (375) CCCLXXV Aniversario de la creación del regimiento de la caballería FARNESIO 12, la unidad de caballería en activo más antigua del mundo, como indica El Imparcial. Un homenaje al heroísmo y generosidad de las “glorias del pasado” con la carga de melancolía que hoy implica su evidencia.  Y después, por la noche, el diario ABC ofrecía una breve reseña del homenaje anual a las víctimas del 11M en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional: Los Reyes asisten al XXII concierto in memoriam en homenaje a las víctimas del terrorismo. Poco falta para echarle el cierre definitivo al sepulcro de «El Cid». Hace un año, las palabras de Dori Majali acertaron con el negro pronóstico: «Nadie da crédito a que el 11 de marzo de 2024, los atentados vayan a prescribir», como puede leerse en Cuenta atrás para que prescriban los atentados del 11M: «Queremos que paguen por ello».

Por último, desde el Palacio de La Moneda, en ChileSánchez ha declarado entre otras cosas: «Van a ser cuatro años más de Gobierno de coalición progresista, le pese a quien le pese. Se le va a hacer muy largo a la oposición, pero así es la democracia». El hombre de palabra «pide a los españoles que ven con «dudas» la amnistía que «confíen»: «Va a ser beneficiosa como los indultos»».

Habrá que conformarse con que El amnistiazo, que titulaba Amón, no vaya a coincidir con el ‘chupinazo sanferminero’. Hubiera sido ya el colmo del maltrato (escribo esto hoy, 8 de marzo) a esta España nuestra a la que se empeñan, con tanto denuedo, en ponerle los cuernos.

«El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente».

Miguel Delibes: La Primavera de Praga, Obra completa. 1970

 

NOTAS____________

[1] https://www.rae.es/noticia/el-senor-presidente-de-miguel-angel-asturias-nueva-edicion-conmemorativa

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Novela_del_dictador

[3] https://youtu.be/-Pc5jSHR1sY?feature=shared

[4] https://academiaplay.net/lucha-humano-ciclope-ulises-contra-polifemo

[5] El Mundo:

Junts cumple su amenaza: paraliza la ley de Amnistía y obliga a Sánchez a negociar más cesiones

Durante toda la mañana Junts mantuvo la presión sobre el PSOE incluso llegando a lanzarle un órdago: o apoyaban sus enmiendas para suprimir de la lista de delitos no amnistiables el terrorismo y la traición, o ellos tumbarían la ley.

Teresita A.

Mi nombre tiene una historia detrás. La culpa no fue del cha-cha-chá -como cantaba Jaime Urrutia- sino de un "accidente burocrático". Nací en Logroño y pasé mi adolescencia en un lugar de cuyo nombre siempre me acordaré. Mis banderas son el humor cervantino y la retranca de Miguel Delibes -a quien tuve el honor de conocer, ya que soy autora de un libro cuya fuente exclusiva es su obra: Fórmulas de tratamiento en la narrativa de Miguel Delibes-. Las vocaciones -al contrario que las casualidades- existen y se persiguen, como los sueños. Y los míos siempre tuvieron en el foco darle a la tecla y escribir. Además, ejerzo como profesora en un instituto vallisoletano.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: