Jauja, ese falso mundo de mentiras nacionalistas envueltas en papel de celofán. Por Rodolfo Arévalo

Volver de Jauja
Volver de Jauja

«Todos los acontecimientos que han ocurrido en Cataluña no son más que un producto virtual introducido en la mente de muchas personas con nula madurez que están viviendo en el falso país de Jauja»

Todos los acontecimientos que han ocurrido hasta ahora en Cataluña no son más que un producto virtual introducido en la mente de muchas personas con nula madurez que están viviendo en el falso país de Jauja. Ha sido un trabajo bien preparado por una serie de retorcidos individuos cuyo propósito es imponer sus postulados a toda la sociedad, actuando desde la misma base, sus menores. Pero no solo en Cataluña que es el experimento base, ya se verá en el resto del país.

No hay nada mejor par conseguir los objetivos que dividir a la gente en grupos de buenos y malos. Luego actuando con la mentira o lo que llaman posverdad solo es cuestión de rematar la jugada en las mentes laxas y blandengues de estos lobotomizados. Vender a la gente que no tiene herramientas mentales de defensa, porque solo entienden la simpleza de los conceptos de bueno y malo, es muy fácil. Solo hace falta vender conceptos como “hay una clase dirigente que os tiene oprimidos, estáis represaliados por un enemigo que puede llamarse Estado Central, Empresario, Grandes Multinacionales o Los mercados financieros” solo eso. Inmediatamente las mentes infantiles que no comprenden que precisamente la sociedad funciona adecuadamente porque está establecida de esta manera comienza a elaborar un sueño absurdo de no realidades, que pertenece a los mundos oníricos infantiles, de la adolescencia en que cualquier posibilidad es aceptada y creída como cierta.

¿Cómo es posible si no, que los representantes elegidos de una autonomía, puedan llegar a creerse su fantasía acerca de un mundo que ellos mismos han inventado? Esto solo puede deberse a dos razones, o están vilmente manipulados por una mano negra supranacional terrorista que maneja los hilos en la sombra o por locura y por ingenuidad absurda rayana en la memez. Hay personas que repiten el ritornelo de los malos y los buenos, conceptos que excluyen el gris que lo invade todo en todas las actividades de los hombres. Gente enferma que no quieren valorar al ser humano en su justa dimensión. Hombres que no quieren aceptar que la biología y por ende la inteligencia, la capacidad y la voluntad son diferentes entre individuos diferentes y que les llevan a ocupar lugares diferentes en la sociedad, por mucho que no les guste.

 

 

«Vender este producto falso es causar heridas profundas en los menos capacitados con el fin de usarlos como armas arrojadizas contra los demás»

Vender este producto falso es causar heridas profundas en los menos capacitados con el fin de usarlos como armas arrojadizas contra los demás. Se valen de esa candidez de patio de colegio en que la maestra dice a los niños muy pequeños que hay que compartir y jugar todos juntos. Eso vale para esa situación, pero cuando la vida, el estudio, la perseverancia, la capacidad y nivel intelectual van marcando las diferencias, deja de ser así. Un mundo como ese no deja de ser bonito, si pudiera ser cierto, pero no lo es, porque dejaría de serlo. No hay opciones muy alejadas de la realidad que manejamos los humanos. Esto podría demostrarse simplemente estudiando el pensamiento producido en cualquier época de la historia.

La Democracia, el que los gobiernos puedan ser votados, no surge como una píldora mágica que resuelve todos los problemas. Tampoco el Estado de derecho puede ser la panacea, si no está sujeto a unas leyes, unas normas de obligado cumplimiento, que son la garantía de la libertad de unos individuos frente a otros. Nada es perfecto, pero esa democracia condicionada por unas normas escritas en la Constitución, son la única garantía de una sociedad bastante más equilibrada que otras opciones de gobierno ofrecen. Por otra parte también parece patético que a estas alturas del siglo XXI, todavía haya gobernantes que lleven los postulados Estado de Derecho hasta sus límites también infantiles, donde garantizar que no se transgrede ese mismo Estado puede perjudicar gravemente a eso que trata de defenderse. Nadie es fascista por defender la ley, es simplemente un derecho que tiene el resto de la sociedad para su defensa. Y no pueden admitirse determinadas actitudes que desprecian los postulados de convivencia con desprecio de su propia vida, honor o integridad.

Debieran los gobiernos de los países imponer normas graves de aplicación inmediata, contra los grupos que tratan de disolver el Estado de derecho, atacando taimadamente, por el flanco más débil a la sociedad, sus adolescentes, jóvenes y a sus individuos menos formados. Por otra parte los dirigentes de las democracias, tampoco deberían ser tal infantiles, como los demás, para sentirse amenazados por las acciones legítimas que tuvieran que tomar para evitar el caos que algunos intentan producir. Fascismo, es lo que practican esos que enarbolan la palabra para insultar y vituperar a las personas garantes del orden y la ley. Individuos que con mentiras adecuadamente envueltas en papel de celofán manipulan la sociedad de pensamiento más infantil.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

2 comentarios sobre “Jauja, ese falso mundo de mentiras nacionalistas envueltas en papel de celofán. Por Rodolfo Arévalo

Deja un comentario