Arturo “Contu-Mas” y las cinco razones del dislate judicial: Sentencia o Delito

El demócrata perseguido buscando un muro de las lamentaciones /escaparate en el que mirarse.
Artruro Mas. El demócrata perseguido buscando un muro de las lamentaciones /escaparate en el que mirarse.

 

“¿Cómo que no se han malversado fondos públicos?… Estos jueces necesitan ir al oftalmólogo para que les receten unos buenos prismáticos para que puedan percibir que todo esto se viene haciendo a costa de nuestros bolsillos”

 

Ayer escuchamos y hemos podido leer la basura de sentencia, o mejor dicho delito, contra los tres delincuentes separatistas. Fíjense en lo ejemplar de la misma que en mismo día y nada más dictada Fregonet I dice que este año habrá nuevo referéndum.

 

 
Aprovecho para recordar que no entiendo cuando cada año se monta el número de hacer la entrega de los títulos de juez en Barcelona en vez de hacerlo en capitales como Toledo, Valladolid o Cáceres. En ese mismo acto escuchaba al rey subrayar a los nuevos magistrados su misión de “guardar y hacer guardar la Constitución”, jueces que luego se integran en el sistema corrupto, hecho a medida, con unos tribunales superiores de justicia autonómicos al servicio de sus amos, y lo vemos en esta burda sentencia… ¿Cómo que no se han malversado fondos públicos?… Estos jueces necesitan ir al oftalmólogo para que les receten unos buenos prismáticos para que puedan percibir que todo esto se viene haciendo a costa de nuestros bolsillos.
Se ha dictado claramente una sentencia contra España y el coro de percebes de las cortes lanzan frases como: “poner urnas no es delito”… “no entramos a valorar sentencias”… “respetamos sentencias”… “satisfechos con la sentencia”, y los separatistas catalanes se quejan de persecución amenazando con el siguiente referéndum tan tranquilos porque nadie ha tendido la voluntad de aplicarles el Código Penal a estos ladrones que nos atacan cada día son respetar la Soberanóa Nacional.

 

“Arturo Contu-Mas envalentonado afirma sonriente tras la sentencia sentirse perseguido en una democracia de segunda poniendo como ejemplo de democracia al Reino Unido”

 

 

Arturo Contu-Mas envalentonado en su esquina del cuadrilátero con un sorayismo sonado, ignorante y mudo en el otro rincón, afirma sonriente sentirse perseguido en una democracia de segunda poniendo como ejemplo de democracia al Reino Unido, donde tras el Brexit, Escocia buscará un nuevo referéndum.

 
Por eso, pasa separatas contumaces, sorayos y/o indigentes intelectuales/víctimas de la LOGSE escribo estas líneas. Si tan falaz y mentirosa es la comparación de Irlanda y el País Vasco no lo es menos el paralelismo entre Escocia y Cataluña que ahora nos venden, pues es difícil, si no imposible, que encontremos dos secuencias históricas más radicalmente diferentes y opuestas por, entre otras, cinco razones claras y evidentes a la luz de la Historia.

 

 

Arturo Wifredo Contu-Mas y sus cortesanas saliendo tras la lectura de la sentencia (¿?). En sus caras el sufrimiento tras el delito/sentencia judicial que les anima a perpetrar la ruptura.
Arturo Wifredo Contu-Mas y sus cortesanas saliendo tras la lectura de la sentencia (¿?). En sus caras el sufrimiento tras el delito/sentencia judicial que les anima a perpetrar la ruptura.

 

La primera es que Cataluña nunca ha sido ni independiente ni soberana. Cataluña no ha sido NUNCA reino y Escocia, en cambio sí, porque nunca se romanizó del todo al contrario que Inglaterra. Adriano, en el año 122, y Antonino Pío, en el 142, construyeron los muros para dejar a los pictos y su tierra pobre e improductiva al otro lado, llegándoles la cristianización más tarde de la mano de los monjes irlandeses.

 
Escocia fue totalmente independiente hasta el siglo XVII y Cataluña nunca lo fue. Bajo el Imperio Romano, las actuales tierras de Cataluña, fueron parte de la provincia hispana de la Tarraconense y ni siquiera fueron independientes cuando era un conjunto de condados, llamados Marca Hispánica, como elemento fronterizo del imperio carolingio. Luego, esas tierras pasarían a integrarse en la Corona de Aragón, con el condado de Barcelona como más importante de los condados a la cabeza, allá por el siglo XII tras el matrimonio pactado por Ramiro II el Monje de Aragón para su hija Petronila, Petronila regina, con el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV. El hijo de ambos, bautizado Ramón, seguiría la secuencia real aragonesa comoAlfonso II de Aragón. Nada que ver con esas invenciones y patrañas separatistas de los “condes-reyes” ni con la falacia de la “confederación catalano-aragonesa” en cuya elucubración demencial nombran a Alfonso II como conde-rey Ramón Berenguer V (¿?).

 

“Cataluña nunca ha sido ni independiente ni soberana. Cataluña no ha sido NUNCA reino y Escocia, en cambio sí, porque nunca se romanizó del todo al contrario que Inglaterra”

 

En segundo lugar Inglaterra y Escocia profesaron confesiones diferentes y en esa pugna Inglaterra luchó por erradicar el catolicismo favoreciendo a los clanes protestantes. En cambio Cataluña profesó la misma confesión que el resto de España, uniendo a todos sus monarcas en un mismo frente de Reconquista frente al islam en el que reyes y condes era familiares, hermanos, primos o cuñados.

 
Los habitantes peninsulares, incluidos los catalanes, antes de existir este término, eran llamados spanie por la Santa Sede, árbitro de la política internacional en aquella época, y a los que recomendaba que como españoles debían combatir en España para recuperarla del islam en vez de ir a Tierra Santa a las Cruzadas. ¿Es que ahora quizás se va a buscar el cadáver de Dalmau de Creixell, héroe de la caballería aragonesa en las Navas de Tolosa para llevárselo al museo del románico donde están secuestradas las obras aragonesas de la diócesis de Barbastro-Monzón?… ¡pues no!, mientas se ha expoliado el Archivo de Salamanca, con la complicidad de otros, ellos no devuelven nada de lo sustraído.

 

 

“La aplicación de la Justicia debe ser inmediata, ejemplar y adecuada, no puede salir gratis intentar romper España y debe quitar las ganas al contumaz que desee intentarlo”

Los escoceses por su parte eran más cercanos a los puritanos ingleses de Cromwell por lo que no dudaron en delatar a Carlos I de Inglaterra negándole el asilo y colaborando en su captura y decapitación.

 

 

 

En tercer lugar, Escocia se une a Inglaterra en el siglo XVII, bien entrada la Edad Moderna, vista como unidad dinástica y como mal menor dada la pobreza de Escocia, frente a una Inglaterra próspera e industrial. En cambio a finales del siglo XVIII, con el Corpus de Sangre, Cataluña se separa para unirse a Francia, suplicando al poco regresar tras la dolorosa experiencia, y hoy tenemos a un Artuto Contu-Mas suplicando la entrada de Cataluña en la Organización Internacional de la Francofonía, olvidando que cuando Francia tuvo el poder prohibió la enseñanza y el uso en todos su territorios del catalán, cosa que no ocurrió con Felipe V, fundador de los mossos d´esquadra. Olvidando igualmente que desde la dominación carolingia pasaron a formar parte de Aragón y luego de España por el matrimonio de los Reyes Católicos, con un rey Fernando que apoyó las reivindicaciones de los payeses de remensa que vivían en un régimen de semiesclavitud respecto a la nobleza catalana.

 

 

 

En cuanto a la lengua, en cuarto lugar, Escocia no ha enfatizado en el gaélico, Cataluña ha empleado los últimos treinta años la lengua como arma de enfrentamiento y segregación de los castellano-hablantes. Sólo desde finales del siglo XIX se puede citar como lengua catalana la que siempre fue conocida como lemosín, e sus diferentes variantes. En Escocia la enseñanza es en inglés y el gaélico es testimonial, en Cataluña la enseñanza en español y el empleo de la lengua española en el comercio se ha visto relegado por la imposición dictatorial mediante una policía lingüística con la anuencia, pasividad y complicidad de los gobiernos centrales que siguen sin hacer nada ante los incumplimientos de las sentencias del Tribunal Supremo.

 

 

 

Y para terminar en quinto lugar, mientras Escocia fue siempre un reino rural y pobre quedándoles desde antiguo el recuerdo, como única salida, el recurso de alistarse en los ejércitos británicos, en Cataluña encontramos una región protegida y favorecida desde el gobierno de España, con un proteccionismo que llevó a favorecer los productos catalanes más caros que los de otros lugares empleando al resto de España como un mercado cautivo, a pesar del discurso machacón y victimista del separatismo catalán que es incapaz de reconocer el trato favorable recibido de España tanto en términos económicos como fiscales incluso tras la llegada de la modernidad, con medidas como el conocido arancel Cambó, las especiales ayudas y trato recibido del régimen franquista que alcanzó igualmente al País Vasco. Sin olvidarnos del último estatut, que tuvo como principal aliado al anterior presidente del gobierno quien afirmó que se aprobaría “lo que viniera de Cataluña”, que “no ocurriría otra cosa que lo que los catalanes decidiese darse” entre otras flores infumables como aquella, dicha como presidente del gobierno español, de que “España era un concepto discutible y discutido”. Consiguiendo con esa actitud el mantenimiento de una situación de privilegio y favor hacia unas élites cebadas en la corrupción, en lo económico y en lo político.

 

“Los falsos y malentendidos nacionalismos, exteriores e interiores, ponen en circulación falsedades que hay que aclarar oportuna y contundentemente, con verdaderas sentencias, sobre la base de la auténtica cultura, la justicia y del auténtico patriotismo”

 

 

Mientras que Escocia fue un pariente pobre de Inglaterra, Cataluña fue un pariente privilegiado y rico, sobre el resto de las regiones españolas, unos auténticos primos, gracias al favor del gobierno para contentar a sus élites que nada serían capaces de hacer en un mercado libre sin clientes cautivos, de los que impunemente afirman que les roban… ahí tenemos a Jorge y sus pujolets, su famiglia, una casta política conocedora de sus desmanes y una casta económica cobarde, incapaz de denunciarlos, que los ha alimentado creando una deuda respaldada por España que supera ya los 72.000 millones de euros sin haber emprendido ningún recorte significativo y que pagamos el resto de españoles.

 

 

 

La aplicación de la Justicia debe ser inmediata, ejemplar y adecuada, no puede salir gratis intentar romper España y debe quitar las ganas al contumaz que desee intentarlo.

 

 

 

Los falsos y malentendidos nacionalismos, exteriores e interiores, ponen en circulación falsedades que hay que aclarar oportuna y contundentemente, sobre la base de la auténtica cultura, del auténtico patriotismo, que va paralelo y de la mano de la inquietud.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario