Vuelve Pedrusco a la PESOE, y con él, la teoría del caos o la existencia de los cuchillos cachicuernos

LA TEORÍA DEL CAOS.
LA TEORÍA DEL CAOS.

 

 

Vuelve Pedrusco, y con él, el caos. Al PSOE, casi seguro, pero eso a la mayoría nos importa un pimiento, aunque en las covachuelas de Ferraz algunos ya deben estar afilando los cuchillos cachicuernos. Lo terrible es el retorno del Lado Oscuro, en la que este mediocre jugador de baloncesto y peor político no deja de ser sino la avanzadilla inconsciente de los Siths con espada de láser morado. Y todo por la ambición de verse con el trasero pegado al sillón monclovita y no ver más allá de sus narices.

 

“Los militantes de la Pesoe , auténticos adalides de la teoría del caos, ya prefirieron en su día a Largo Caballero en contra del bueno de Julián Besteiro y así les fue a ellos y a todos los españoles”

 

 

También se han cubierto de gloria los militantes de la pesoe, aunque los que conocemos a alguno sabemos que suelen ser bastante más radicales que sus líderes; ya prefirieron en su día a Largo Caballero que al bueno de Julián Besteiro y así les fue. El problema es que los militantes no son los votantes, y muchos de éstos últimos andarán ahora poniendo pies en polvorosa para votar a los naranjitos…o a otro partido socialista más moderado que pudiera crearse, que todo puede ser. No hay dos sin tres, y las dos veces anteriores el alumno aventajado del Innombrable consiguió los peores resultados electorales para su partido. De derrota en derrota y a la tercera es la vencida.

 

 

¿Qué ocurrirá ahora? Pues más o menos lo mismo que hace unos meses, aunque el final puede ser distinto. Empezará el No es No, los arrumacos con Pablo y la inevitable tentación de que los Picapiedra se pongan al frente del gobierno de Piedradura. Y enfrente tendrán a un señor de Pontevedra con vocación de Tancredo que se frota “lash manosh”, pensando que esto le favorece por ser la única solución en forma de voto útil para las gentes que no cojean del pie izquierdo. Pero mediten los marianélidos y alcancen a comprender que la sombra del Reverso Tenebroso es muy potente, pudiendo formarse una siniestra alianza que incluya también a los separatistas y asimilados, que sí sería capaz de superarles.

 

Y entonces el camino hacia Venezuela y los Balcanes estaría prácticamente asegurado; menos mal que siempre queda Ciudadanos. O no, que diría Mariano.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

Deja un comentario