Ya se ha dado el paso: De ciudad de los prodigios a la ciudad de las pesadillas y los delirios ¿Y ahora qué?

 

El procés ha contado con el apoyo explícito de una manifestación de etarras liderados por Otegi. Terrorismo e independentismo, de la mano.
El procés ha contado con el apoyo explícito de una manifestación de etarras liderados por Otegi. Terrorismo e independentismo, de la mano. De la ciudad de los prodigios a la ciudad de los delirios.

 

 

Siempre he mantenido que cualquiera que leyera  La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza y publicada en el año 1986, amaría, si cabe, un poco mas a esa perla del mediterráneo que es Barcelona. Pero hoy después de comprobar la deriva que llevan los golpistas, tanto los impresentables derechistas de la corrupta CIU, ahora no se qué, como los antisistema de la CUP de la mano de los republicanos guerracivilistas, y aún a mi pesar,  debo desdecirme en mis sentimientos, porque de los prodigios, Barcelona ha comenzado a representar, para mi epistemología particular, la ciudad de las pesadillas y los delirios.

 

“Siempre he mantenido que cualquiera que leyera  La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza , amaría, si cabe, un poco mas a esa perla del mediterráneo que es Barcelona”

 

Mas de un par de millones de personas gritan emocionalmente que quieren la independencia. Bien. ¿Pero qué pasa con los otros cinco millones de catalanes? ¿Qué jugadas  le esperan al F.C. Barcelona en una liga catalana? ¿Qué ocurrirá con los empresarios de los embutidos catalanes que venden un ochenta por ciento de su producción en, lo que algún impresentable denomina como península ibérica? ¿Y las multinacionales allí asentadas, también se tirarán al monte de los maquis independentistas?  Uff. Que difícil y violento futuro  expresan a gritos sentimentales tanta y tanta gente.

 

Existe un principio científico  expresado por Newton que revolucionó el conocimiento básico de la física, hace ya cuatro siglos, y que personalmente siempre he traslado a la sociología y hasta la mas recóndita intimidad de los seres humanos: Se titula : “Acción y reacción”.  Y lo recuerdo hoy porque mi primogénito me preguntó esta mañana que ahora qué va a pasar con los catalanes. Y la respuesta no es sencilla, porque ante el órdago del uno de Octubre queda la reacción, la respuesta de todos los demás que no comulgamos con esa revolución.

 

Me preguntan en el mercado, a la altura de la carnicería, si me sobra Cataluña. Y no es que me sobre sino que ya me falta. Pocos periodistas en estas últimas cuarenta y ocho horas  han recordado los puestos de trabajo perdidos por la negativa a los hoteles de lujo rechazados, en ese delirio de algunos vecinos que impiden el baño en la playa a los turistas y esa manifestación liderada por el terrorista Otegi. El delirio ya iniciado promete terribles pesadillas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

6 comentarios sobre “Ya se ha dado el paso: De ciudad de los prodigios a la ciudad de las pesadillas y los delirios ¿Y ahora qué?

  • el 14 septiembre 2012 a las 15:49
    Permalink

    Lamento no comprender muy bien la política española, mucho menos la catalana y su grito de independencia. Creo que un país debe mantenerse unido, mucho más cuando atraviesa una crisis, porque por más que se digan autónomos, están entretejidos por la economía, que es al final de cuentas, la que manda.

    Respuesta
  • el 14 septiembre 2012 a las 17:02
    Permalink

    En estos años anteriores, la esplendidez económica ha llevado a niños/as a jóvenes y a no tan jóvenes a conductas insólitas de egoísmo y se cae, como describe Ortega y Gasset, en su “Rebelión de las Masas” en la psicología del “niño mimado”, del “señorito satisfecho” “que no conoce el valor de aquello de que goza, que no se da cuenta que ha hecho falta gran talento y esfuerzo para hacerlo posible y que cree tener derecho a todo.Entonces se destruye esa civilización tan penosamente creada, se produce una Involución, una regresión y un renacimiento de la barbarie en medio de todos los refinamientos”.
    Este fenómeno, que ya describe en Gasset en 1929, se descubre de forma sorprendente, que hoy es mas verdad que cuando se escribió.
    Este fenómeno de Hombre-masa, que cree que Todo le es debido,sin gratitud por lo recibido ni cuida de conservarlo ni piensa en las condiciones que lo hacen posible, se da sobre todo en los estratos Medios Y Superiores de la sociedad.

    Respuesta
  • el 15 septiembre 2012 a las 1:21
    Permalink

    ¿cuándo organizas una mani con españoles y catalanes descontentos con las manis independentistas?

    Respuesta
    • el 16 septiembre 2012 a las 12:52
      Permalink

      El observador atento puede ver como las manifestaciones las organizan partes del estado subvenciondo en contra de sí mismo. Están muy cerca de la paradoja total.

      Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 13 agosto 2017 a las 14:53
    Permalink

    Una gran reflexión, querido don Manuel, que comparto al ciento por ciento.
    Recuerdo la primera vez que fui a Barcelona -Abril de 1972- con motivo de la invitación de la Facultad de Ciencias Geológicas para realizar el viaje fin de carrera con la promoción que entonces terminaba en aquella Universidad y fuimos los que terminábamos ese año en Salamanca- y mi impresión al ver que habíamos llegado a “otro mundo”.
    Entonces Barcelona daba “sopas con ondas” a Madrid en muchas cosas. Algunos de los compañeros que allí conocí hablaban catalán entre ellos con naturalidad, pero cambiaban al español e incluso pedían disculpas por hacerlo cuando nos acercábamos los compañeros no catalanes. Me atrevería a afirmar que, entonces, y muy mal contados, no llegarían a cien mil los catalanes con sentimiento nacionalista extremo y posiblemente muchos menos serían los separatistas que ahora vemos. Tanta permisividad, transferencia educativa y “diálogo sin fecha de “caducidad” -aparte de algún político hablando “catalán en la intimidad”- han dado lugar a este despropósito rayano en el disparate que recogía hace unos días en estas páginas.
    Me uno a lo que uno de sus lectores comenta -y que le ofrecía también hace unos días en un MD vía Twitter- y estoy de acuerdo en que, desde esa tribuna -y que se unan las que lo compartan, que no serán pocas- hay que convocar ya una gran manifestación a escala nacional para pregonar la España unida que todos queremos que, incluso en Cataluña, sería masiva.
    Feliz domingo.

    Respuesta

Deja un comentario