La paradoja del burka a la estatua de Francisco Pizarro, en Trujillo, la historia de España y las nucleares que pasaban por allí

la estatua de Pizarro cubierta por la acción ecologista
la estatua de Pizarro cubierta por la acción ecologista

 

 

“Recuerdo hoy una fotografía  realizada hace tres años en una de mis plazas favoritas de toda España, la de Trujillo, que preside la estatua homenaje  a Francisco de Pizarro”

 

 

 

La imaginación tan desmedida como publicitaria de los ecologistas nunca fue de fiar como fuente para los periodistas de oficio, aunque la verdad es que, de estos, quedan pocos en esta España transmutada en “cla” del poder mediático y político en todas sus avanzadillas sociales.

Por eso recuerdo hoy una fotografía  realizada hace tres años en una de mis plazas favoritas de toda España, la de Trujillo, que preside la estatua homenaje  a Francisco de Pizarro.

Fue una de las acciones propagandísticas de los ecologistas en Acción con las que  reivindicaron el cierre de la central nuclear de Almaraz.

Ahí queda la instantánea para la historia que nunca se escribirá de la progresía subvencionada y de gran conciencia social y ecologista. Sensible por el los grandes problemas del planeta y en primera línea del frente en la  batalla de siempre. La batalla de la manipulación de lo significados, la tergiversación de la historia y la falsedad de los conceptos.

 

 

 

La estatua de Francisco Pizarro en la plaza de Trujillo
La estatua de Francisco Pizarro en la plaza de Trujillo

 

 

Porque da la casualidad que  un servidor  tuvo que aguantar a que uno de estos ecologistas, amamantado por la LOGSE, me imprecara después de calzar el burka a Pizarro sobre el porqué habían decidido tapar la estatua, una burda representación en piedra, según él, del fascismo de Francisco de Pizarro, el asesino de miles inocentes indígenas y que,  sin haber leído un solo libro, ahíto de avaricia capitalista, se había dedicado a usurpar las tierras de los desposeídos y robar el oro del feliz Dorado.

Una auténtica metáfora terrible del sinsentido y la falta de cultura y educación. Con cara de asombro, le tiré de la lengua. Era un líder sindical que en otras reivindicaciones antifascistas se calzaba  la camiseta verde. Un ferviente animador de las huelgas de la enseñanza pero funcionario del Ministerio de Educación.

Está claro que para que España comience a funcionar hace falta comenzar con la “a” de abuso ideológico y la “agilipollez” de la misera cultural. Recomiendo asimismo una dosis diaria de “anti totalitarismo” en vena.

Share on Facebook26Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario