Pensamiento, supervivencia y liberación del Homo encadenado

HOMO ENCADENADO.
HOMO ENCADENADO.

 

 

“Resulta para mí una pena, que gente, que se supone está en plenitud de capacidades pueda ser dirigida, cual esclavo encadenado, por el dictado que otros más informados o más inteligentes les marcan”

 

 

 

 Al final va a resultar verdad, que algunos humanos son buenos por naturaleza y otros malos también por naturaleza, malos a rabiar. Que como se sabe, la verdad está siempre en el punto medio. Esto no deja de ser un inconveniente porque, a veces, es necesario romper el equilibrio en pos de la realidad que oculta la propia verdad centrada y manipulada.

Estaba pensando en esto, a veces hasta me da por pensar, cuando vi en mi imaginación a un hombre sentado y atado. Era esclavo de su propia consciencia que lo retenía para impedir que divulgara esta creencia en un ser humano malo que manipula a los demás y los subyuga vilmente, o quizás solo estaba encadenado porque su propio principio de conservación le impide dejarse agredir, cuando siente la necesidad de correr vociferando, contra los orates que están encantados de que los demás no sepan nada de nada.

Así piensan esos locos activos que debemos actuar los borregos a sus órdenes agachando a gusto las orejas al son que nos tocan. Se puede argumentar que esto es lógico y que pertenece a las leyes de la naturaleza; ser seleccionado o desaparecer. Se supone que los fuertes son esos que nos pueden atar, luego no hay nada más natural. Pero pensándolo bien en la naturaleza los individuos se seleccionan solo bajo criterios de capacidad de adaptación al medio y en los seres humanos la inteligencia y la memoria son básicamente esos criterios. Entonces comprendí la realidad en que me encontraba. Era un paradigma de la selección misma. Comprendí que en los seres humanos la capacidad de adaptación al medio, ya estaba superada físicamente casi en su totalidad desde un punto de vista cultural y técnico, pero que seguía habiendo individuos que gracias a su capacidad de violencia pasiva e inteligencia eran igualmente capaces de hacer valer los defectos de otros en su beneficio, usando de esta manera, las carencias de otros como medio coactivo.

Inmediatamente comprendí que los seres humanos viven en una simbiosis, mucha veces no recíproca, parásitaria más bien, en la cuál algunos se aprovechan del desconocimiento de los demás. La falta de información y de formación unida a la cualidad, más o menos grande de inteligencia, hace que unos puedan abusar de los otros o cuando menos usarlos en su provecho. Lo hacen prácticamente sin que esos individuos sean consciente de por qué les pasa lo que les pasa.

En España se dice que la gente lee poco y es la verdadera realidad y muchos de los que leen, o no asimilan lo leído, o de alguna rara manera, no logran integrar lo escrito con la realidad que les rodea. ¿Por qué, hay gente que dice que leer aburre?. Yo me inclino a creer que es una cuestión de nivel intelectual. Algo así como lo que les pasa a los viejos, que llegados a un determinado deterioro de las capacidades cognitivas pierden la información inmediata porque no la pueden retener y eso hace que les sea imposible seguir una película, un argumento, porque cada vez que avanza dicha historia ya han perdido lo sucedido anteriormente. Parece como si el discurso no pudiera ser retenido por la mente de muchos durante mucho rato, el tiempo suficiente como para conectarlo con el resto de pensamientos y guardar ese contenido intelectual unido. O tal vez hay seres humanos que carecen de una amplia memoria en la que guardar, de manera permanente, las ideas que no son importantes para la supervivencia inmediata.

Resulta para mí una pena, que gente, que se supone está en plenitud de capacidades pueda ser dirigida, cual esclavo encadenado, por el dictado que otros más informados o más inteligentes les marcan. Máxime impresiona cuando son, estos otros seres humanos afortunados, los que pueden ser encuadrados en lo alto de la pirámide de la selección cultural e intelectual, raramente social, los que se valen de estas carencias de sus semejantes para subyugarlos. Creo que estas cosas, merecen un esfuerzo y una reflexión, para comprender por donde queremos que nos dejen ir a los que en definitiva no detentamos la cúspide de la jerarquía en la escala primate.

Gritemos todos juntos a la hora de elegir quienes son los que van a ocupar los cargos de dirección del país. Me da a mí en la nariz que muy pocos de los que están pueden considerarse verdaderos líderes de los intereses generales. Me temo que si alguno de entre ellos, más inteligente que los demás no lo remedia, en nuestro beneficio o en el suyo propio, por ser más puramente realista, tendremos que levantarnos y vociferar, pero contra todos ellos.

Share on Facebook44Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario