Hacia el Cantonalismo dos siglos después de la mano del neosocialismo separatista. Por José Crespo

Figueras, presidente de la República Española.
Figueras, presidente de la República Española.

«Que el socialismo español ha dejado de ser español no cabe duda y desde luego socialismo pues lejos de la búsqueda de la igualdad se ha manifestado como arte y parte en la fragmentación de España»

Que el socialismo español ha dejado de ser español no cabe duda y desde luego socialismo pues lejos de la búsqueda de la igualdad se ha manifestado como arte y parte en la fragmentación de España en aras exclusivamente del ascenso y perpetuación en el gobierno de un vanidoso narcisista al que desde su partido nadie le pone freno tras su desarme ideológico e instrumental que le permitiese al partido desembarazarse de tamaño lastre.

El señor Iceta, muñidor de la destrucción de España, hombre que sin oficio ni beneficio abandonó su carrera universitaria para hacerse un «profesional» de la política, usando el término entrecomillado en el peor de los sentidos, nos hablaba de un plazo de diez años para que los españoles estén preparados para aceptar la secesión de Cataluña, como si no hubiésemos pasado ya por esto.

«Voces desde el Senado y ahora en los pactos para establecer un gobierno ya están pidiendo la absolución para los golpistas enjuiciados y mal sentenciados por un tal Marchena»

Mientras voces desde el Senado y ahora en los pactos para establecer un gobierno ya están pidiendo la absolución para los golpistas enjuiciados y mal sentenciados por un tal Marchena, que Dios confunda, que ha dejado al Rey al pie de los caballos pues no ha visto rebelión en los encausados y ya sentenciados, sino una ensoñación. ¿Les suena de algo?

El ínclito y bailongo Miguel Iceta nos ha deleitado en estos días afirmando que en España hay ocho (8) naciones… Él las ha contado y le salen esas cuentas. Y con fecha de hoy el parlamento catalán con la ayuda del PSC saca la lengua española de la enseñanza.

Me acuerdo de hace unos pocos años asistiendo a una intervención de un joven político de la derecha mandado desde Madrid a mi ciudad de residencia en la que cantaba las excelencias de la transición plasmadas en lo mejor de esa herencia… ¡las autonomías!… y todavía habrá gente que se lo crea.

Mapa de los levantamientos cantonales 1873 y 1874.
Mapa de los levantamientos cantonales 1873 y 1874.

«La autodeterminación no es posible pues no hay pueblos sometidos a España dentro de la misma y el derecho a decidir es solo del Pueblo Español»

La autodeterminación no es posible pues no hay pueblos sometidos a España dentro de la misma y el derecho a decidir es solo del Pueblo Español señores míos, pues es el titular único de la Soberanía Nacional Española, que ahora quieren fraccionar creando de entrada nueve sujetos jurídicos diferentes. Recuerden cuando el presidente federalista de la Primera República Española, Pi y Margall, estuvo a punto de romper la unidad de España al reflejar y sancionar en la Constitución Federalista que las regiones eran estados soberanos.

Recordemos que en ese convulso último cuarto del siglo XIX, no vivía Franco, por aquello de echarle la culpa de todos los males, tampoco Azaña, ni los delincuentes Largo Caballero ni Negrín, no había todavía no rojos no fascistas pero se iba cociendo lo que sucedería cincuenta años después… una guerra civil.

Los años de 1871 y 1872 significaron un bienio de puro disparate inmersa en una división absoluta con una economía lastrada y una quiebra de la solidaridad nacional que condujo al desastre de 1873. En esos dos años vemos en el escenario nacional los siguientes cuadros: Por un lado las provincias vascongadas estaban en guerra con el resto de la nación… carlismo, fueros y hechos diferenciales… como ahora. En Cataluña se sacudía una guerra de guerrillas con ayuda de los vascongados. Había una Constitución Española desde 1869 con una monarquía constitucional y un rey constitucional que no era otro que Amadeo de Saboya.

En el parlamento encontramos a los monárquicos en mayoría en el Congreso de los Diputados con un 70% de los escaños, pero frente a una minoría republicana escandalosa con un 30% de los escaños que se dedicaba a la alteración del orden público y a la organización de algaradas por todo el país con un único objetivo: abolir la Constitución, echar al rey, proclamar la Primera República y… que España fuese un estado plurinacional, que ellos llamaban federal o cantonal, lo cual se parece a lo que ha lanzado el actual partido en el gobierno en funciones… el federalismo.

¿Qué movimiento estaba detrás de la destrucción de España?, con la simple inspección de la imagen lo vemos ¿verdad?… pues no paran.
¿Qué movimiento estaba detrás de la destrucción de España?, con la simple inspección de la imagen lo vemos ¿verdad?… pues no paran.

«Llegaba febrero de febrero de 1873, y a pesar de estar sembrado el parlamento de excelentes oradores podemos decir que su inutilidad era manifiesta»

Llegaba febrero de febrero de 1873, y a pesar de estar sembrado el parlamento de excelentes oradores podemos decir que su inutilidad era manifiesta. Benito Pérez Galdós, que jamás perdió la esperanza, a la sazón joven columnista en la prensa de Madrid afirmaba sobre las enfangadas sesiones en el Congreso de los Diputados: «… las sesiones de las Cortes me atraen, y, las más tardes, las paso en la tribuna de la prensa entretenido con el espectáculo de indescriptible confusión que dan los Padres de la Patria. El individualismo sin freno, el flujo y reflujo de opiniones, desde las más sesudas a las más extravagantes, y la funesta espontaneidad de tantos oradores, enloquecen al espectador e imposibilitan las funciones históricas de la Cámara… Era un juego pueril, que causara risa si no nos moviese a grandísima pena…«.

A la vista del desastre que como un buitre sobrevolaba España y que no parecía importar a nadie, el rey don Amadeo de Saboya renunció a la Corona española y se marchó de España lanzando el siguiente mensaje no ausente de ejemplo de patriotismo: 

Amadeo de Saboya
Amadeo de Saboya

«El 11 de febrero de 1873, al día siguiente de la abdicación de Amadeo I el Congreso y el Senado, constituidos en Asamblea Nacional, proclamaron la República por 258 votos contra 32»

«Españoles: dos años ha que ciño la corona, y España vive en constante lucha, viéndose cada día más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fueran extranjeros los enemigos en sus luchas, entonces yo, al frente de esos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos. Pero todos los que con la espada, con la pluma y con la palabra, agravan y perpetúan los males de la nación son españoles. Todos invocan el dulce nombre de la patria. Todos se pelean y se agitan por su bien; y, entre el fragor del combate, entra el confuso, atronador y contradictorio clamor de los partidos políticos».

El 11 de febrero de 1873, al día siguiente de la abdicación de Amadeo I el Congreso y el Senado, constituidos en Asamblea Nacional, proclamaron la República por 258 votos contra 32, pero sin definirla como unitaria o como federal, postergando la decisión a las futuras Cortes Constituyentes. Cuatro semanas después, la anarquía se adueñaba de España y cuatro meses después, España se fragmentaba en infinidad de cantones: 39 provincias o ciudades españolas, arrogándose un supuesto “derecho a decidir” o de “autodeterminación”, se habían constituido en estados… algunos con moneda y ejército propios.

Relación de alzamientos y disoluciones cantonales
Relación de alzamientos y disoluciones cantonales

«En esta locura del cantonalismo Cataluña expulsó al ejército gubernamental; Cartagena se apropió de los barcos de la Armada bombardeando Almería y Alicante»

En esta locura del cantonalismo Cataluña expulsó al ejército gubernamental; Cartagena se apropió de los barcos de la Armada bombardeando Almería y Alicante comenzando a piratear en el Mediterráneo; Granada le declaró la guerra a Jaén; Cádiz, a Jerez; Jumilla, a Murcia… Todos contra todos.

Pero vayamos por pasos. El mismo día la autoproclamada Asamblea Nacional nombró como presidente del Poder Ejecutivo al republicano federal Estanislao Figueras, cuyo gobierno tuvo que restablecer el orden que estaba siendo alterado por los propios republicanos federales que habían entendido la proclamación de la República como una nueva revolución y se habían hecho con el poder por la fuerza en muchos lugares, donde habían formado «juntas revolucionarias» que no reconocían al gobierno de Figueras, porque era un gobierno de coalición con los antiguos monárquicos del Partido Radical, y tildaban de tibios a los «republicanos de Madrid». En muchos pueblos de Andalucía la República era algo tan identificado con el reparto de tierras que los campesinos exigieron a los ayuntamientos que se parcelaran inmediatamente las fincas más significativas de la localidad… algunas de las cuales habían formado parte de los bienes comunales antes de la desamortización.

En casi todos los lugares la República también se identifica con la abolición de las odiadas quintas, promesa que la Revolución de 1868 no había cumplido, como recordaba una copla que se cantaba en Cartagena. Según cuentan las crónicas de la época, todo sucedió en una reunión del Consejo de Ministros celebrada el 9 de junio de 1873. Después de numerosas discusiones sin llegar a ningún acuerdo para superar la crisis institucional que atravesaba la nación y que le había llevado a sufrir varias crisis de gobierno y numerosos intentos de golpe de estado en menos de cinco meses, al parecer, Figueras había agotado su paciencia y, en un momento de la sesión, el presidente exclamó «Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros». Acto seguido, abandonó la sala.

«La noche anterior Figueras había hecho las maletas y había salido con la intención de tomar un tren con destino a Francia. Cosa que, efectivamente, había hecho»

Al día siguiente, al ver que no se presentaba en el Ministerio, los ministros Castelar y Pi y Margall ordenaron que fueran a buscarle a su casa. Allí, los criados aseguraron a los enviados que la noche anterior Figueras había hecho las maletas y había salido con la intención de tomar un tren con destino a Francia. Cosa que, efectivamente, había hecho.

Una vez superado el estupor de que el máximo responsable del país hubiese huido sin importarle lo que dejaba atrás, Francisco Pi y Margall fue nombrado presidente de la República Española. Figueras regresó unos meses más tarde, pero su prestigio ya nunca pudo recuperarse de aquella espantada nacional fruto de un auténtico hartazgo.

El 10 de junio Figueras, presa del pánico, había huido a Francia, dejó disimuladamente su dimisión en su despacho en la Presidencia, se fue a dar un paseo por el parque del Retiro y, sin decir una palabra a nadie, tomó el primer tren que salió de la estación de Atocha. No se bajó hasta llegar a París. Eso sí remitió un telegrama al gobierno diciendo: «Llegué bien. Saludos».

Pi i Margall en una caricatura de la época
Pi i Margall en una caricatura de la época

«De esta manera se llegó al caos y al borde estuvo España de su desintegración, algo a lo que ahora nos aproximamos, ante el silencio responsable de nuestras autoridades»

Durante el mandato del federalista Pi i Margall , 11 de junio 1873 a 18 de julio 1873, se redactó la nueva “nonata” constitución federalista, el proyecto decía que las regiones eran estados soberanos. Pi y Margall defendía una república federal proclamada por ambas cámaras de las Cortes Constituyentes. Recordemos que Francesc Pi i Margall era catalán y nació el 20 de abril de 1824 en Barcelona. De esta manera se llegó al caos y al borde estuvo España de su desintegración, algo a lo que ahora nos aproximamos, ante el silencio responsable de nuestras autoridades. Con esa afirmación se declararon las repúblicas independientes de Cataluña, Málaga, Cádiz, Valencia, Granada, Sevilla, Alcoy, Cartagena, Algeciras, Almansa, Andújar y varias más. Muchas de ellas se enfrentaron entre sí dando lugar a situaciones cómicas si no fuese por lo trágico de sus desenlaces.

La república de Granada declaró la guerra a la de Jaén y la de Jumilla amenazó a la de Murcia: «La Nación Jumillana desea vivir en paz con todas las naciones vecinas y, sobre todo, con la nación murciana, su vecina; pero si hoyara su territorio, Jumilla se defenderá, como los héroes del Dos de Mayo, y triunfará en la demanda, resuelta completamente a llegar, en sus justísimos desquites, hasta Murcia, y a no dejar en Murcia piedra sobre piedra».

«La aventura del cantonalismo hizo inviable la revolución del 68 y contribuyó al derrumbe de la 1ª República; además forzó a la burguesía a posiciones más conservadoras»

La aventura del cantonalismo hizo inviable la revolución del 68 y contribuyó al derrumbe de la 1ª República; además forzó a la burguesía a posiciones más conservadoras y los militares padecieron el efecto de la indisciplina y la desintegración nacional.

Cartagena fue el cantón más atrevido y posiblemente determinante en la resolución final de la Primera República Española. Su aventura duró 6 meses durante 1873 y 1874. El 12 de julio de 1873, los revolucionarios se hacen con el gobierno civil , el militar y entran en el Ayuntamiento de Cartagena nombrando una Junta que en nombre del Cantón Independiente de Cartagena y toman el control del arsenal y del puerto, donde estaba amarrada la mayoría de la flota española, la cual se une a la sublevación. En el Castillo de Galeras se iza la bandera cantonalista, para ello se empleó una bandera turca que una vez pintada de rojo , significando la sangre derramada, se identificará con el Cantón.
Lógicamente, el proyecto cantonalista es rechazado por las Cortes y dimite el presidente Pi y Margall, el 18 de julio (otra vez esta fecha…) le sustituyó Salmerón. Pí no era partidario de actuar contra los cantonalistas, «no hay más que dos caminos o la política o las concesiones» .
Los cartageneros, con el armamento del arsenal y su flota, resisten el contraataque de las tropas gubernamentales. La armada cantonalista, al mando del militar progresista Antonete Gálvez, de Torreagüera, más conocido como “Toñete”, para los amigos, y a la orden de “a toa máquina” y con 500 hombre del Batallón de Cazadores de Mendigorría a bordo llegaron a bombardear con la fragata Victoria el puerto de Alicante.

Se «recaudan» 8.000 duros y se incautan el vapor de guerra Vigilante. También organizó una marcha sobre Madrid, llegando hasta Chinchilla (Albacete)… hubiera sido una buena oportunidad para los Carlistas. El objeto de estas incursiones por mar y tierra era incorporar localidades al cantón, y recaudar fondos o «contribuciones de guerra» para mantener el Cantón independiente

Cartagena era en ese momento un país independiente y tenía moneda propia, se acuñó el Duro Cantonal, con ello pretendían costear los gastos generados durante el periodo de lucha por su independencia. Se editaba un periódico propio ,llamado «El Cantón Murciano» .

Los Estados Unidos estudiaron seriamente la propuesta de Cartagena y, finalmente, su presidente rechazó el ofrecimiento. Se valoró mucho la opción ya que a los Estados Unidos, entonces potencia emergente, no les parecía nada mal tener en la base naval de Cartagena, un apoyo sólido en el Mediterráneo. La propuesta era tentadora y su rechazo fue un golpe bajo a la autoestima de los cantonales. El general Ulises S. Grant, quizás el peor gobernante y el mejor general que hayan tenido los norteamericanos, no quiso tener problemas con España.
Los Estados Unidos estudiaron seriamente la propuesta de Cartagena y, finalmente, su presidente rechazó el ofrecimiento. Se valoró mucho la opción ya que a los Estados Unidos, entonces potencia emergente, no les parecía nada mal tener en la base naval de Cartagena, un apoyo sólido en el Mediterráneo. La propuesta era tentadora y su rechazo fue un golpe bajo a la autoestima de los cantonales. El general Ulises S. Grant, quizás el peor gobernante y el mejor general que hayan tenido los norteamericanos, no quiso tener problemas con España.

«Los americanos estudiaron seriamente la propuesta, pero su resolución ya llegó tarde desestimándola por increíble»

El gobierno independiente, se pone en contacto con el de Estados Unidos… y ¡solicita su ingreso en la Unión! y le pide ayuda para mantener su independencia frente al poder centralista de Madrid, los americanos estudiaron seriamente la propuesta, pero su resolución ya llegó tarde desestimándola por increíble.

Después de seis meses de asedio, Cartagena se rinde el 12 de enero de 1874 al general López Domínguez. Se condenó a muerte a los culpables de rebelión y muchos huyeron al exilio en Argelia. La ciudad fue devastada por un intenso bombardeo, que destruyó el 70 % de los edificios de Cartagena. Desde la conquista del reino de Granada, el Cantón de Cartagena ha sido la única ocasión, hasta ahora, en que se ha puesto en duda la Unidad Nacional.

Así se produjo la ignominia “cantonal” de 1873, durante la I República; con el intento fracasado de Cartagena de convertirse en “Estado de EEUU”, y el intento fracasado de “Toñete” de “tomar Madrid”.

«En cuanto a las efímera república federal catalana, el 21 febrero de 1873 se produce un motín federalista en Barcelona, proclamando el Estado Catalán»

En cuanto a las efímera república federal catalana, el 21 febrero de 1873 se produce un motín federalista en Barcelona, proclamando el Estado Catalán y exigiendo la disolución de las tropas de Cataluña. La República Catalana, se proclama el 8 de marzo una vez ha huido de la ciudad de Capitán General , Eugenio de Gaminde y Los federalistas nombran a Baldomer Lostau presidente de la república.

El ayuntamiento de Barcelona, principal impulsor de la insurrección, llegó a izar la bandera separatista, con dos franjas coloradas llenas de pequeñas estrellitas.

El 10 de marzo el Gobierno central atiende a las exigencias separatistas y decide disolver el Ejército de Cataluña. El 20 se septiembre, Emilio Castelar asume la presidencia del Gobierno de España y envía al general Martínez Campos a Barcelona y se restablece la normalidad. Fueron 7 meses de Estado Catalán dentro de la República Federal Española. Esto mismo ocurrió otras 2 veces más, durante la 2ª República, pero en este caso los periodo fueron más efímeros.

La misma picia se ha cometido en la actual Constitución al introducir en ella términos inexplicables, indefendibles e injustificables como el de “nacionalidades” que ahora defienden unos antigualitarios neosocialistas capitaneados por el actual presidente en funciones abrazado a separatistas, comunistas y terroristas mientras asusta con la llegada ¡de la ultraderecha!

Aquello fue únicamente una bomba de relojería y que nos ha conducido a la situación actual dado que se dejó en manos de los nacionalistas la educación, que ha sido empleada como herramienta de manejo y prostitución de las mentes de miles de jóvenes casi acabando con la concepción de conjunto y la visión de futuro, algo a lo que muchos todavía nos resistimos.
Repito… ¿les suena de algo?… Si esto no se para nos deslizamos irremisiblemente a un proceso revolucionario. Espero que queden socialistas sensatos.

«Rebelión de los Cantones durante la 1ª República Española, partidarios de la República Federal, que trajo como consecuencia la inestabildiad de la Segunda República y el comienzo de la Revolución marxista-anarquista de la 2ª República. Bastantes similitudes con lo que propone dos siglos después la extrema izquierda»

Animo a ver este vídeo tan interesante «Rebelión de los Cantones durante la 1ª República Española, partidarios de la República Federal, que trajo como consecuencia la inestabilidad de la Segunda República y el comienzo de la Revolución marxista-anarquista de la 2ª República. Bastantes similitudes con lo que propone dos siglos después la extrema izquierda»

En fin, no desesperemos, se ha empezado por nueve y no me cabe duda que siendo los mayores focos de corrupción se llegue en esta carrera al precipicio a las cuarenta, por aquello de Alí Babá.

 

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

3 comentarios sobre “Hacia el Cantonalismo dos siglos después de la mano del neosocialismo separatista. Por José Crespo

  • el 18 diciembre 2019 a las 14:43
    Permalink

    Falso que el CANTÓN lo hicieran «los cartageneros», sino federalistas de toda España.

    Falso que buscaran la independencia, sino una España federal.

    Falso que Cartagena quisiera ser de EEUU, sino LOS CANTONALES IZAR SU BANDERA PARA EVITAR ATAQUES DE FRANCESES, ALEMANES E ITALIANOS

    Haga ud. el favor de corregir los errores de bulto de su artículo que, como historiador, debería de saber y que resultan gravemente insultantes contra Cartagena. Hay documentos que prueban lo que estoy afirmando. (Carta de Roque Barcia a U. Grant; y toda la historiografía sobre el federalismo y el cantón, del cual hay un diario)

    Respuesta
    • Jose Antonio Crespo
      el 19 diciembre 2019 a las 14:50
      Permalink

      En absoluto. Esa es su interpretación. Osea que eran los federalistas no los cartageneros, no me haga reir. Entiendo que en cartagena habría quienes rechazarían de plano esa locura pero si no hubiera habido cartageneros que lo impulsaran no se lo habrían impuyestod e fuera. En todo caso era por encina de todo una ausencia absoluta de visión de conjunto tal como ocurre en este momento en el que el interés general y la igualdad entre todos los españoles brilla por su ausencia.
      En todo caso gracias por sus comentarios, tiene que haber de todo. Tenga usted unas federalistas felices fiestas.

      Respuesta
  • el 16 abril 2020 a las 22:14
    Permalink

    Sr. Crespo, me ha gustado mucho leer su artículo, pero pienso que ha dejado algo pendiente, y es el análisis del porque de los hechos, que como buen historiados creo que estaba obligado a llevar a cabo. Un análisis que requiere una pregunta básica: ¿PORQUE PASA ESTO EN ESPAÑA (País Vasco, Cataluña, etc.) Y NO PASA EN OTROS PAÍSES CON PROBLEMAS SIMILARES?.

    A los efectos, le sugiero que revise la calidad de nuestros políticos, actuales y pretéritos, y también con el talante de algunos ciudadanos-votantes, y los compare con los políticos y ciudadanos de otros países, por ejemplo Canada, que con un problema similar en Quebec, han sido capaces de salvar la unidad del país, sin violencia ni prisiones. O también el caso del Reino Unido, donde se llevó a cabo una iniciativa política en relación a Escocia que permitió salvar la unidad. O como ocurre en Bélgica, donde se negocia casi permanentemente y se salva la unidad del país frente a los particularismos de flamencos y valores. O como ocurre en Suiza, donde existen cuatro regiones federales, cada una con su lengua y unas competencias propias, sin que el Estado central pueda intervenir.

    No será, digo yo, que no hemos escuchado bien a todos los pueblos de España, atendiendo sus diferencias y les hemos obligado a aceptar una situación que es buena sólo para unos (Le puedo asegurar que hay muchas cosas en común entre un aragonés y un canario, pero también le aseguro que hay notables diferencias). Siempre me he preguntado que pasaría si a los castellanos o madrileños les obligasen a hablar catalán o vasco. Pues bien, esto es lo que ocurre en Cataluña, País Vasco, Galicia o Valencia, donde se obliga a la población a hablar castellano, una lengua que no es la propia, como si la lengua de estas regiones no fuese tan española como el mismo castellano.

    O porque no analizamos cual es la Balanza Fiscal que soportan determinadas Comunidades, como Cataluña, con una perdida aproximada de 18.000.000.000 de Euros anuales desde hace cuarenta años, cuando otras Comunidades reciben ayudas del Estado (Andalucía unos 7.000.000.000 de Euros, Castilla León unos 3000.000.000 de Euros, etc., etc. sin que se les someta a auditoria alguna, sino, como se explica lo que ha pasado en Andalucia).

    Sr. Crespo, puede que sea más fácil buscar el «porque» de las cosas antes que provocar reacciones que en nada benefician el futuro de este país. El dialogo es muy saludable y democrático, aunque para ello tengamos que aprender de otros países como Canada o Suiza.

    Un saludo y muchas gracias por sus artículos, que leo con cierta frecuencia.

    Respuesta

Deja un comentario