Además de echarla quieren que la Corona sea pasto de todas las viejas del visillo del país. Por Vicky Bautista Vidal

Además de echarla quieren que la Corona sea pasto de todas las viejas del visillo del país
Además de echarla quieren que la Corona sea pasto de todas las viejas del visillo del país

«Quieren rebajar a la corona a los patios y los mercados. Que sea pasto de todas las viejas del visillo del país; como si el rey al que tanto deben, fuera un personajillo tarugo»

Da dentera ver como tiemblan los periodistillos subvencionados y lameculos político- informantes cuando, por obligación, deben aceptar intervinientes de los que saben que no van a comulgar con sus hostias envenenadas. Los esfuerzos evidentes que hacen para retrasar o callar a personajes que saben de antemano que van a soltar verdades como puños acerca del presente corrupto del gobierno español, del que pocos se han enterado de que ahora es marxista, leninista, bolivariano… Comunistoide al estilo ya caduco de antiguos destructores de sociedades.
Y cuando en esos mundos se han dado cuenta y dan pasos hacia atrás, en españita la absurda, que no España, hordas de insectos afines, luchan por implantar muerte donde hubo vida.
Digo hordas por que es lo que parece; aunque, basta comprobar la cantidad de perfiles falsos que pueblan los grupos afectos al gobierno actual y las fotos trucadas que convierten en multitud a cinco o diez manifestantes, para determinar que no son tantos; que llevan años manipulando las redes llenándolas de adeptos fantasmas y dando la sensación de que son una mayoría inexistente.
Sí, da mucha grima observar en los medios, el encogimiento de vientre de los presentadorcillos subvencionados cuando deben preguntar a alguien no afín, no subvencionado, que suelen ser los que más cerca están de la realidad, y los esfuerzos para moderar opiniones diferentes y como se ponen de nerviosos para hacer como que cortan con el pretexto de la publicidad, las verdades que vamos oyendo, cada vez menos, en una información vendida.
Es la Historia de España y de los españoles, aquellos que presumían de españolidad, de hidalguía, de honor, cuando eran unos perfectos ignorantes que funcionaban según el ruido de sus intestinos y no el de los efluvios de su cerebro. Que así nos ha ido. Glorificados por cuatro y enterrados por unos cuantos millones. Que una, no sabe a que enfermedad comparar a miles de parásitos atentando contra la vida y la integridad del organismo que los sustenta.
Que este cáliz ya lo bebieron infinidad de españoles antes que nosotros. Que no se comprende cómo, a pesar de la ignorancia y el oscurantismo, España, consiguió ser un pilar de la Historia: Gracias a cuatro, en lucha con unos cuantos millones.
Y da mucha vergüenza ajena comprobar la injerencia ordenada de programas de chismes, como Sálvame, bajunos pero necesarios para unificar el instinto nacional de maledicencia, que se dedican sistemáticamente a lavarnos el cerebro cada día con los temas determinados por el líder. Que voy comprendiendo ya lo que pasa en Corea del Norte.
Por decreto hay que hablar sobre el rey emérito, cada día durante horas en programas no pensados para la política sino para la difamación al de turno, que, hasta el presente, eran artistas o personajes del catre y la mamandurria española.
Es tan evidente el plan sistemático para cargarse alguna institución más en este país de famélicos mentales, tapando de paso cada escándalo socialista o cada debilidad del Gobierno actual, que dan ganas de potar si, por aquello de “entretenerte”, te arriesgas a mirar la televisión y ser envenenado, no por sucesos ciertos o ideas equilibradas, sino por influencias del otro lado del mar basadas en una “ofensa” antigua de un gran rey a un endemoniado cabecilla como Chávez.
Quieren rebajar a la corona a los patios y los mercados. Que sea pasto de todas las viejas del visillo del país; como si el rey al que tanto deben, fuera un personajillo tarugo más de “Mujeres y Hombres” o cualquiera de los panfletos deprimentes de la programación cochambre de nuestra televisión.
Las historias de cama han sido tan corrientes entre todos los reyes y gobernantes de la Historia, que han sido, salvo excepciones, secundarias; y no es esa debilidad uno de los deméritos trascendentales de ninguno. Que lo que importa es la forma de llevar su gobierno o su reinado y el trabajo que hayan ejecutado para el país.
Juan Carlos I, ha sido el mejor comercial del mundo. Y ese trabajo de “comercial” dado que ha sido un rey muy mal pagado: cualquier politicastro puede ganar más que él, es muy digno de ser recompensado; y si de ello, este “trabajador” ha tomado comisiones, a nadie ha robado y en su derecho está.
Que una amante despechada: Corina, perfectamente consciente de lo que decía se junte con el típico intrigante: Villarejo, ya conocido por sus chanchullos, haciendo como que todo era casual, no representa nada, sino un ridículo espectáculo orquestado por intereses espurios.
Aunque solo fuera por la trayectoria del rey, que ha sido nuestro rey y ha defendido el país dándole la dignidad y el sitio que le quieren arrebatar, debería dársele a él el primer privilegio de la duda y nada más. El rey ha entregado al patrimonio nacional regalos muy importantes que ha recibido, que se lo digan al melifluo presidente, que disfruta en su veraneo eterno del regalo personal que hizo Hussein de Jordania al rey de España: “La Mareta”. Que, ya que nos ponemos tontos, deberíamos hacer intercambio de deuda o devolver al emérito, aquello que siendo suyo entregó al país: “Quid pro quo” y a callar.
España ha despertado de alguna manera. La mayoría de los españoles está tomando partido por la justicia y parece que los tibios y los indiferentes, toman conciencia y reconocen los indudables méritos de este gran personaje histórico, pese a sus superficiales devaneos, de todas sus posibles faltas, la menos trascendente.
Ahora ya no es una aceptación rutinaria, es una decisión personal la del español frente a la monarquía. Los casposos gobernantes, marionetas del dinero lo van a tener un poco más difícil. Han creado un montón de monárquicos como fabricaron cientos de miles de franquistas. La injusticia evidente no gusta al pueblo, por muy indiferente, vocinglero o ignorante que sea.
La segunda acción consistirá en socavar la institución atacándola por la parte más débil: Leticia, por ejemplo, a la que llevan denigrando en las redes mucho tiempo todos esos perfiles falsos de los votados sin votantes.
Ojo avizor, señores.

V.E.R.D.E.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario