De la famosa comisión y los dinamiteros de la Constitución. Por José Crespo

De la famosa comisión y los dinamiteros profesionales
De la famosa comisión y los dinamiteros profesionales

«Cada vez que oigo a socialistas, comunistas y separatistas atacar al rey con la famosa comisión se me hincha el cuello como el de un cantaor»

Cada vez que oigo a socialistas, comunistas y separatistas atacar al rey con la famosa comisión se me hincha el cuello como el de un ‘cantaor’. Es el colmo del cinismo y la hipocresía en grado sumo. El comunista de la coleta se lamenta de que el rey Juan Carlos se marche «sin rendir cuentas» y desde TV3 y Radio3 siguen hablando de él como de un huido de la justicia.
Puigdemont vomita desde los Países Bajos y Torra, presidente de una de las regiones donde la corrupción moral y económica es la norma, se declara republicano sin consecuencias y sigue cobrando de todos nosotros. Lo mismo que el vicepresidente financiado por teocracias y narcoterroristas que hace oídos sordos a la citación a declarar ante los tribunales de Bolivia junto con Zapatero y Garzón.
Es bochornoso que este desvergonzado haya colocado a las víctimas de su bragueta y que tengamos a una indigente intelectual como ministra aclarándonos que nuestro género es una construcción social.
En vez de afrontar los problemas reales siguen en su dinámica de destrozar España, uno disfrutando de un regalo del rey Hussein de Jordania a Juan Carlos y que éste regaló al Patrimonio Nacional, y el otro con el soniquete de la república, el régimen que acabó con la democracia, fragmentó España y sembró nuestros campos de cadáveres.
Comparto lo que me comenta un amigo sobre el tema de las comisiones: ¿Ha robado el Rey a los españoles?…
Sería la primera vez que la comisión por una obra la paga quién la adjudica y no quién se beneficia de la adjudicación. Es una mera cabronada esta mierda que el indecente del coletas está removiendo.
El Rey de Arabia Saudí por donación testamentaria donó 100 millones de dólares a ‘su hermano’, tal como llamó siempre al Rey de España Juan Carlos de Borbón. Esos 100 millones son puta calderilla, disculpen la expresión, para el rey saudita y además es legal. Quede claro que en absoluto es dinero de los españoles.
En cambio sí que es dinero de todos los españoles los 680 millones de euros de los ERE,s, en una primera sentencia teniendo en cuenta además que quedan otras partidas por 1.200 millones más. ¿No tendría que dimitir de entrada el falso doctor y mentiroso, el de la comisión de expertos, y la Marisú Montero en aquellos momentos responsable en Andalucía.
El espantajo que agita el coleta, para desviar la atención de sus cuentas y corrupta financiación, sólo podría ser considerado como un delito fiscal, si hubiese sido tras su abdicación del contrato, si no… ¡nada! Además tengamos en cuenta que todo posible delito fiscal prescribe a los cinco años… esta es la puta realidad.
Pero estos elementos sin pudor y menos vergüenza arremeten contra alguien que, por su posición, no se puede ni defender ni contestar, hasta que no se plantee el asunto en los tribunales.
Este tema es la herramienta y procedimiento del que se valen estos dinamiteros profesionales metidos a políticos que dicen ir exclusivamente al parlamento a «montar el pollo» o dicen, sin consecuencias, desde el parlamento de todos nosotros aquello de que «no tenemos rey», amparados por no sé qué libertad de expresión, en este sistema fallido de organización territorial.
La presión del actual deslegitimado gobierno sobre Felipe VI es una vergüenza con lo que ha ocultado y mentido Sánchez, el muñeco maleducado al que hay que indicarle dónde ponerse en la foto para no faltar al respeto protocolario hacia el presidente de Portugal, o protagonista por su patochada en el besamanos de Palacio Real cuando pretendió con su curriculada pareja, experta en África, ponerse junto a los reyes.
En fin, esto es España, con una sociedad poblada de borregos bajo el gobierno de las 3M, mentira, miedo y manipulación.
No es otro el culpable que el fraudulento «doctor de economía», pero en igual proporción como él lo son quienes le votan y todos aquellos que desde su poltrona pactan con él, quienes no reaccionan y no le arrancan cada día su careta de mentira.
He sido muy crítico con determinadas actitudes del rey Juan Carlos, pero de ahí a que una pandilla de indocumentados que no han trabajado en su vida pretendan acabar con algo que forma parte de nuestra esencia histórica, hay un trecho muy largo que yo no voy a recorrer y para el que antes tendrían que arrancarme la vida. Para no alargarme termino con una anécdota ocurrida al emperador cuando se disponía a acometer la Jornada de Argel contra Barbarroja:
Un general alemán se lamentó ante el emperador de la indisciplina de los soldados españoles diciendo que se dedicaban al juego y que entre ellos hablaban mal y murmuraban del monarca.
Carlos V, conocedor de sus soldados miró a su general y le dijo «ve y ponte junto a ellos y murmura sobre mí».
El incauto y cuadriculado general se acercó a la timba donde aquellos indisciplinados se jugaban en tremendo griterío la escasa paga y comenzó a hacer comentarios irrespetuosos contra el rey.
Se dice que cuando hablaba se hizo un silencio que podía cortarse con un cuchillo, el mismo por el que aquel insensato general sintió perder sus fuerzas y cayendo de rodillas notó como una daga había penetrado silenciosa en su costado, mientras que alguien le susurraba al oído, «de mi rey puedo hablar mal yo, porque es mío, pero si lo hace otro que no es español, es hombre muerto».
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario