La banda de Sánchez como los niños malos: …Yo no he sido, yo no he sido… Por José Crespo

...yo no he sido, yo no he sido...
…yo no he sido, yo no he sido…

«Me acuerdo de la película ‘Polar Expres’ cuando en los talleres de Santa Claus se van repasando las cartas de petición de regalos de todos los niños y se oye la grabación de un niño repitiendo: yo no he sido, yo no he sido»

Mucho búsqueda de responsabilidades y exigir asumirlas… pero para los demás. Escuchaba hace un par de días a Marlasca culpando de la situación de Canarias al anterior gobierno del PP, mientras mantiene empaquetado desde que se adquirió un radar destinado a detectar las naves lanzadera que llevan los cayucos a remolque y para cuya salida de África tanto el gobierno de Mauritania como el sultán de Marruecos deben tener conocimiento. Va el moñas y se solidariza con los 17.000 ilegales, no inmigrantes… ¡ilegales!, en vez de solidarizarse con los españoles que van a los comedores sociales. Vemos ilegales alojados en hoteles, gracias al efecto llamada del indigente «cum fraude», ilegales que se quejan por no tener habitación con ventanas al mar, mientras los españoles no van de veraneo, están con las hipotecas que les oprimen y con las pensiones en peligro.

No se si se acordarán de aquella foto, en plena crisis de Perejil, en la que el malvado de ZPI se fotografió junto a un mapa de Marruecos en el que se incluía a Canarias dentro del mapa marroquí. El sultán actúa con Marruecos como su finca privada, pero eso no le altera el pulso a Iglesias, su pueblo pasa hambre y él adquiere aviones, tanques y barcos de última generación.

Estos políticos, todos, han viajado a Canarias no para solucionar un problema ni a ofrecer esperanza a los ciudadanos canarios, han ido a echar la culpa al contrario y a escurrir el bulto. Me acuerdo de la película ‘Polar Expres’ cuando en los talleres de Santa Claus se van repasando las cartas de petición de regalos de todos los niños y se oye la grabación de un niño repitiendo «yo no he sido, yo no he sido», me recuerda la situación actual, con la diferencia de que aquello es simplemente un niño travieso y lo que ocurre en España con el PSOE es que estamos ante una red delincuencial en la que cientos de millones de euros se dedican y se han dedicado a intereses personales de miembros del mismo partido político, liderado por un enfermo narcisista sin moral ni principios, que jura y perjura una cosa para hacer la contraria, y en cuya cúspide está y se sirve solamente a él y nada más que a él. Ya no se habla de los ERE,s ni del escándalo de las compras de mascarillas, batas y respiradores por medio de amiguetes, despreciando la experiencia en contratación y gestión logística en emergencias que tienen las Fuerzas Armadas…

La Comisión Europea ha condenado el comunismo, como una ideología responsable de genocidios por todo el mundo y en España se desvía la atención y dicen que el problema es que Vox esté en el parlamento. Comunismo es incompatible con libertad y democracia. Motivo por el que España solo podrá salir adelante cuando se legalice el comunismo y sus terminales separatistas y filoterroristas.

Es incomprensible que, al margen que cada uno sea libre de pensar lo que quiera, sea legal un partido que aspire o facilite la destrucción de España, acudiendo a la prostitución del lenguaje y al establecimiento por ley de una única verdad, la suya. Recordemos cuando Iglesias decía en una conferencia que como «dictadura del proletariado no mola» había que apropiarse de la palabra democracia. Es lo que tenemos.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario