De los espejos curvos del esperpento español al ordeno y mando porque yo lo digo. Por Manuel Artero

Esta mañana en el callejón del gato
Esta mañana en el callejón del gato frente a los espejos curvos del esperpento español

“Los espejos todos, incluidos los del esperpento, de la Moncloa presidencial, reflejan hoy la imagen de una propuesta totalitaria”

Así estamos en España. En pleno proceso de borrado de la memoria a golpes de ese martillo pilón que es la propaganda política. Del vuelva usted mañana hemos llegado al no venga por aquí que molesta, y de aquellos gloriosos espejos del esperpento nacional que nos reflejaron la potencia del caciquismo, para advertirnos, hoy no nos queda más que la visión de la falsa realidad en esas pantallas, a todo color, adoctrinadores y subvencionadas, y en definitiva, sin concesiones para la réplica o la necesaria crítica a las oficiales consignas.

Los espejos todos, incluidos los del esperpento totalitario de la Moncloa presidencial, adelgazan y engordan su ideología, intereses y esencias a conveniencia de los titulares de la actualidad. Reflejan así, y en exclusiva, la imagen de la mentira. Nos han metido con el duce calzador de la publicidad, por ejemplo, a los comisarios políticos en todos los colegios de España, con la excusa buenista, y políticamente correcta, de que en los centros educativos es necesario que haya un profesor experto en igualdad y construcción de género que se encargue de promover medidas para combatir el machismo y el hetero patriarcado. Y si esto no nos gusta, nos mienten igual con la memoria histórica e incluso, por decreto ley, quitan, o reducen a la mínima expresión, la asignatura como necesario estudio para el desarrollo personal de nuestros hijos. Revelan además con su, en esencia inconsistente propuesta, su deriva hacia la nada política. Justo igual, o la perfecta metáfora de nuestra pequeñez, que cualquiera de los viandantes descubre al mirarse enfrente de los  espejos del esperpento que todavía se mantienen en el “callejón del gato” de Madrid desde que, por allí, pasó  Max Estrella recitando a Valle Inclán.

Y así, cueste lo que cueste y victoriosos, nuestros políticos en el poder creen que unidos en su Frente Popular, ganarán mas votos o al menos se mantendrán en el machito. ¡Dime, dime espejito…! Han debido preguntar a sus gurús mediáticos, como los héroes clásicos lo hacían en la Delfos del Oráculo, pero sin percatarse de la concavidad y la convexidad de la calle que todavía se mantiene viva, esas nuestras mediterráneas expresiones torcidas, propias del alma doblada ahora de los vecinos en paro y, en general, nuestras todavía miradas torvas de incomprensión ante su falta de propuestas para el futuro, ideas, incumplimientos, y en su esencia, traición a los españoles.

Lo dijo Max y está escrito negro sobre blanco en la enciclopedia de las grandes obras: “El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada. España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Los reflejos del esperpento
Los reflejos del esperpento

“Y así, mientras las televisiones nos reflejen un Sánchez feliz y comprensivo con todo, hasta con la alta traición de los políticos catalanes”

Y así, mientras las televisiones nos reflejen un Sánchez feliz y comprensivo con todo hasta con la alta traición de los políticos catalanes, respirando unidad en cada encuentro con sus correligionarios, o a la señora Margarita Robles frente al atril que le han colocado los militares de España, nuestros soldados, nuestros autónomos, ganaderos, agricultores, camioneros y empresarios, permanecen callados ante la inexorable realidad de los espejos curvos convertidos en pantallas por el poder que no definen el abismo de la deriva catalana de incumplimientos judiciales, que no preguntan por el déficit presupuestario del estado que se salta a la torera los límites fijados y que para mas esperpento, si cabe, se agranda cada día por la mamandurria del nepotismo y los enchufados.

Camino de la ruptura interna y con la seguridad de que muchos en la carrera hasta le insultan, hoy ese Sánchez del PSOE ya sabe, o debe saber, que la milonga siempre ha gustado en España en su doble y triple acepción, pero que reflejada en los políticos espejos curvos del esperpento, no sirve ni para un perfecto baile agarrao. Arrieros somos, pero en el callejón del Gato nos encontraremos. En algunas ocasiones, no lo olvidemos, los españoles encontramos las hechuras y nuestras señas de identidad. Gracias esperpento.

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: