A Santi Vila, Urcullus y demás gente poco leída y menos escribida

El ex conseller de Empresa, Santi Vila
El ex conseller de Empresa, Santi Vila

 

 

“Es curioso que Santi Vila y tantos políticos o son unos reputados cínicos o no han comprendido y creo que ni leído el artículo 1 de la Constitución Española”

 

 
¿Qué entienden estas personas por Soberanía Nacional… Pueblo Español… Indisoluble unidad… Patria común e indivisible… y cumplimiento de la Ley?

 

 

 

Es curioso que tantos políticos o son unos reputados cínicos o no han comprendido y creo que ni leído el artículo 1 de la Constitución Española.
¿Qué es eso que cita el tal Vila de modelo a la escocesa o a la canadiense? ¿Qué es un referéndum legal y pactado?, repitiendo que busca “la independencia de Cataluña ajustada al derecho” tres contradicciones y tres mentiras, acompañándose de la intención de “dar voz a la moderación” cuando no hay tal moderación ya en sí tal manifestación implica y es violenta, anestesias aparte, pues el deseo de destruir España va más allá de romper con la ley y la última Constitución que de entrada las rompe y lo deja claro cuando afirma: “Buscaremos la mejor forma para que los soberanistas sumemos mayoría absoluta”, algo que de nuevo contraviene la ley y la Constitución.

 

 

 

¿Vamos a seguir con la eterna agonía?… Según una encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO los separatistas (ERC, PDeCAT y CUP) se podrían quedar, en el mejor de los casos, a 3 escaños de la mayoría absoluta,… haciendo que a cada proceso electoral estemos con el monotema de la unidad de España… es repugnante y muy, muy aburrido.

 

 

 

No puede haber ningún partido por muy simpática y sonriente presentación que ofrezca en su programa electoral y proyecto político que contravenga la Constitución:

 

 

 

Artículo 1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

 

 

 

Artículo 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

 

 

 

Artículo 6. Los partidos políticos expresan el pluralismo político…Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley…

 

 

 

Solo cabe preguntarse porqué hay partidos que no acatan estos tres artículos… porqué se permiten juramentos y promesas con fórmulas suigéneris como la coletilla de “por imperativo legal” que sobran y no entremos en las fórmulas empleadas por los podemitas que siguen en sus puestos.
Voy a que debe haber una fórmula prefijada sacada de estos artículos tanto para cargos nacionales, autonómicos como locales en el que se hable de la lealtad al pueblo español, al dueño de la Soberanía Nacional viva donde viva nada de lealtad al pueblo de Cataluña, Galicia o Andalucía… pues eso es una pirueta cargada de veneno.

 

 

 

Recordemos la fórmula que empleó Puigdemont, fórmula que chocaba con sentencias del TC y un Real Decreto que como poco debería haber obligado a repetir aquel acto.

 

 

 

Recordemos la ley del Régimen Electoral General, que en su artículo 108.8 señala que “en el momento de tomar posesión y para adquirir la plena condición de sus cargos, los candidatos electos deben jurar o prometer acatamiento a la Constitución, así como cumplimentar los demás requisitos previstos en las leyes o reglamentos respectivos”. Pero por si esta referencia pudiera parecer demasiado genérica o imprecisa, la fórmula de juramento o promesa está concretamente prevista en el Real Decreto 707/1979 de 5 de abril, en su artículo 1, según el cual se detalla la fórmula exacta para la toma de posesión de cargos o funciones públicas en la Administración, incluida la pregunta previa a la respuesta del electo. Y es la siguiente:

 

 

 

“¿Jura o promete por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de… con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado?” Según la norma, “esta pregunta será contestada por quien haya de tomar posesión con una simple afirmación”.

 

 

 

Además, “la fórmula anterior podrá ser sustituida por el juramento o promesa prestado personalmente por quien va a tomar posesión, de cumplir fielmente las obligaciones del cargo con lealtad al Rey y de guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”.

 

 

 

… Por qué se aceptaron las frases y coletillas podemitas empleadas en la última toma de posesión más parecida a un circo y a un abierto ataque a la Constitución que a un acto jurídicamente legal.

 

 

 

Carlos Puigdemont , inició su andadura al frente del cargo con el primer enfrentamiento con el Estado, y el motivo fue la inédita fórmula con que juró su responsabilidad marcada por el método empleado por la separatista y también delincuente presidenta del parlamento catalán, Carmen Forcadell, que intencionadamente eliminó las referencias al Rey y a la Constitución en la pregunta de la jura.

 

 

 

… Y no pasó nada en la tierra del gratis total.

Share on Facebook93Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Un comentario sobre “A Santi Vila, Urcullus y demás gente poco leída y menos escribida

  • el 1 noviembre 2017 a las 22:01
    Permalink

    Es poco conveniente para la salud tomar en serio la opinión de los mastuerzos rampantes en el noble oficio de la política. No merece la pena el sofocón
    Verdaderamente así, tomados de uno en uno, no hay por dónde cogerles. Tendría que estar prohibido por ley el acceso a la política de tanta gente que no ha resueto su vida, ¿cómo van a solventar la de la comunidad?
    Una socidad que admite en el parlamento individuos que, lejos de solventar conflictos, los crea, y no es inmediatamente expulsado, es una sociedad en decadencia galopante.
    Salud

    Respuesta

Deja un comentario