Que la Virgen de la Almudena proteja a todos los madrileños y a los españoles

La Virgen de la Almudena
Imagen de piedra situada en el lugar de la aparición de La Virgen de la Almudena

 

“La imagen de la Virgen de la Almudena es considerada por muchos anterior a la invasión árabe, siendo entonces escondida para protegerla”

 

Hoy es fiesta en la Villa de Madrid, pues se celebra la festividad de nuestra Patrona la Virgen de la Almudena. Su imagen es considerada por muchos anterior a la invasión árabe, siendo entonces escondida para protegerla (se ve que la tolerancia islámica era entonces más o menos como la de la ahora).

Hay varias leyendas sobre la aparición posterior de la imagen. Una de ellas se atribuye al Cid, que habiendo salido de Toledo en dirección a Madrid se encontró por el camino con un leproso que se había caído en una zanja y pedía ayuda. Cuando el Cid sacó al leproso, éste se convirtió en la Virgen de la Almudena, que le comunicó que tomaría Madrid y que incluso ganaría batallas después de muerto. La Virgen, después de indicarle por dónde debía entrar en Madrid, desapareció.

El Cid regresó entonces junto a los caballeros que le acompañaban y comprobó como éstos se desperezaban de un profundo sueño en el que misteriosamente habían caído ajenos a la aparición de la Virgen. Llegado posteriormente el Cid y sus mesnadas a las murallas de Madrid se apostaron en el lugar indicado, y, de pronto, observaron con asombro cómo uno de los cubos se abría. El Cid y sus tropas entraron en la ciudad tomándola por sorpresa. En el cubo roto de la muralla apareció milagrosamente la imagen de la Virgen de la Almudena.

Otra historia dice que tras la conquista de Madrid por Alfonso VI, en noviembre de 1085, comenzó la búsqueda de la imagen de la Virgen que en el año 712 había escondido un herrero para evitar la profanación musulmana. Como habían pasado muchos años, se ignoraba el lugar exacto donde permanecía oculta. Después de nueve días de plegarias, un cubo de la muralla se resquebrajó dejando al descubierto la imagen de la Virgen y dos cirios que la habían alumbrado durante los 373 años que había permanecido escondida. Desde entonces se llamó la Virgen de la Almudena, en recuerdo de la almudayna o ciudadela, en la que fue encontrada. Tras varios traslados se ha guardado hasta hace poco en la Catedral Vieja de San Isidro, hasta que terminó de construirse la nueva Catedral de Madrid que se denomina también Parroquia de Santa María la Real de la Almudena, en la cual se venera.

Hay otra imagen de piedra situada en el lugar de la aparición —el antiguamente llamado cubo de la Virgen— y que se puede observar en la empinada calle de la Cuesta de la Vega, situada bajo la Catedral. 

Que la Almudena proteja a todos los madrileños y a los españoles y nos envíe un buen alcalde a esta Villa y Corte (todavía), porque lo que hay es bastante mejorable.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

Deja un comentario