Cataluña, sentido de estado o partidisimo

Arrimadas y Albert Rivera en una imagen de archivo. (EFE)
Arrimadas y Albert Rivera en una imagen de archivo. (EFE)

 

 

 

“Elevando la voz de los constitucionalistas en la tribuna del parlamento, se gana en fuerza, en calidad política y sobre todo en sentido de Estado y patriotismo, cosa que necesita Cataluña de una manera clara y potente”

 

 

 

A lo largo de los últimos 40 años, en la política española ha habido un pacto tácito entre los partidos constitucionalistas, mediante el cual, en aquellas comunidades autónomas que imperaba el nacionalismo como fuerza predominante, se establecía una colaboración en favor del mantenimiento de los intereses del Estado. Este pacto tácito, ha saltado o está a punto de saltar por los aires, debido a la actitud que Cs mantiene en Cataluña con el PP, al no cederle el diputado que precisa para obtener un grupo parlamentario en la cámara legislativa catalana. Esta cesión del diputado, además de suponer la pérdida de 800 mil euros para labores parlamentarias y de sueldos, supone la pérdida de capacidad a la hora de plantear, presentar o ejercer la portavocia como grupo de los populares en la cámara autonómica.

Esta actitud de Cs que no resulta para nada comprensible en el marco de una región en el que el independentismo es supremacista, evidencia una actitud de falta de inteligencia desde el punto de vista político, dado que el constitucionalismo, algo tan necesario en Cataluña, ve mermada su fuerza de expansión y de propaganda, pareciendo que desde la formación naranja, se pretende aniquilar la capacidad de maniobra de una formación política que ha estado representada en las instituciones de la región desde el comienzo de la democracia.

“En distintos sectores de la sociedad catalana, no se entiende como desde el partido que preside Albert Rivera, no se esté liderando la respuesta al independentismo de una manera clara y contundente”

Por otro lado, en distintos sectores de la sociedad catalana, no se entiende como desde el partido que preside Albert Rivera, no se esté liderando la respuesta al independentismo de una manera clara y contundente, con la presentación de una candidatura alternativa a las formaciones secesionistas, para dar voz y hacer ver el sentir de una sociedad catalana que además de perder las elecciones, ve con frustración como nuevamente el poder en Cataluña se queda en manos de los de siempre y sin que nada lo remedie, salvo ese  que enderece las trampas y tácticas que los secesionistas lleven a cabo para mantenerse en el poder.

Es absolutamente evidente que la sociedad catalana no necesita que sea liderada ni por quien excluye a sus compañeros de viaje constitucionalistas para cubrir sus intereses partidistas hegemónicos, ni tampoco es gratificante ver como el primer partido constitucionalista no se moja en pro de los intereses de los ciudadanos y presenta una alternativa a quienes desde la ilegalidad y desobediencia a la Constitución, pretenden desestabilizar el Estado, porque es claro que aquí, no se trata de ganar la presidencia de la Generalitat, lo que sería magnífico, pero a todas luces imposible en la actual coyuntura, sino que elevando la voz de los constitucionalistas en la tribuna del parlamento, se gana en fuerza, en calidad política y sobre todo en sentido de Estado y patriotismo, cosa que necesita Cataluña de una manera clara y potente.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Un comentario sobre “Cataluña, sentido de estado o partidisimo

  • Antonio De la Torre Luque
    el 18 enero 2018 a las 19:05
    Permalink

    Suscribo de la “a” a la “z” tu artículo, Eugenio. La respuesta de Ciudadanos no es sino una prueba más de su falta de sentido de Estado y de que su único principio es el oportunismo político y la recolección de cualquier desecho sin discriminación con tal de hacer masa y colocarse, embaucando a los que el descontento o el resentimiento les hace agarrarse a cualquier cosa. Su actuación estuvo siempre más en la forma que en el fondo, lo que se llama postureo.
    A los políticos de verdad se les ve en los momentos de verdad y estos se conforman con apuntarse una “victoria” en escaños que no les sirve para nada. Dicen que “saben sumar” pero parece que no les gusta practicar esa suma. Apelaron al voto útil… para ellos exclusivamente. Algo propio de la izquierda que, por moderada que la quieran vender los naranja, no deja de ser izquierda, siempre negativa para España a lo largo de la Historia.

    Respuesta

Deja un comentario