En Cataluña muchos periodistas mueven dos fichas por tirada y, a la trampa, le llaman “democracia”

Periodista
Periodistas

 

“Reflexión sobre las andanzas de los, mas que  periodistas amanuenses catalanes, que trabajan en los medios de comunicación subvencionados con el dinero de todos por los poderes públicos catalanes”

 

 

La certeza inconfesable de que uno, varios, o todos los protagonistas de la historia mienten es un axioma del Periodismo que conocen los auténticos profesionales capaces de trabajar e investigar en profundidad cualquier hecho para contarlo con oficio. De ahí que unos cuantos privilegiados adquieran para siempre las ojeras del cinismo y el blanco  de la ironía en sus canas. Es entonces cuando la sonrisa de la incomprensión se adueña  de esa nueva fisonomía y por la comisura de los labios se les escapa la confianza en el ser humano. Y ahí está el limite al que solo sobreviven los que no pierden nunca del brillo de sus pupilas la empatía necesaria hasta para describir los actos de aquellos que mienten.

Este es el gran riesgo del periodismo que tan solo unos pocos encaran porque, cierto es reconocerlo, una inmensa mayoría nunca comprenden la certeza del axioma escrito con letra invisible en las crónicas sin publicar, los reportajes que nunca se emitieron y las reseñas del cajón. En definitiva, en esa auténtica historia de los perdedores del periodismo, en forma de breviario enciclopédico en el que aparecen, de la a la z, todos los arrinconados por no escribir al dictado de sus empresarios, de su ideología o incluso,  sus miedos personales. De todos aquellos que en esencia  y  en contra de la borrasca de la actualidad, trataron de encontrar sentido donde aparentemente solo hay publicidad, interés y propaganda.

Porque el tomar partido por la causa que sea en contra de la causa del periodismo se ha convertido, en la actualidad en España, y salvo honrosas excepciones, en la moda de uso mayoritaria para aquellos que se ganan el pan con el viejo oficio basado en contar bien las historias basadas en los hechos de las personas.

La reflexión me viene gracias a las andanzas de los, mas que  periodistas amanuenses catalanes, que trabajan en los medios de comunicación subvencionados con el dinero de todos por los poderes públicos catalanes. Incapaces, como sus políticos de dar sentido a la  testaruda involución de los hechos que desde allí imponen con la la lengua de todos, la historia de España y sobre todo con el doble y tramposo juego que ejercitan al mover dos fichas por tirada y al que, con la boca llena y pomposamente, le llaman “democracia” .

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario