¿Hay noticias de moda y otras que no, o me lo parece a mí?

¿Hay noticias de moda y otras que no, o me lo parece a mí?
¿Hay noticias de moda y otras que no, o me lo parece a mí?

“Por alguna razón que se me escapa, los medios deciden que hay que hablar de tal o cual cuestión en virtud de la demanda de noticias”

Hace unos años me percaté de que, en las noticias, todos los días salía a la luz un caso de pederastia. Mayormente protagonizado por algún clérigo, bien católico o perteneciente a cualquier otra religión cristiana. Aquello duró una temporada que no sabría precisar, y de repente dejó de hablarse del tema. Lo cual me tranquilizó, pues me llevó a pensar que se habían acabado los abusos.

Más recientemente hubo también un periodo de tiempo, más o menos largo, durante el cual todos los días éramos testigos de cómo alguna familia era expulsada de su hogar, víctima de los desahucios ejecutados por insensibles entidades bancarias que, poco tiempo después eran rescatadas por el gobierno a ritmo de casi una por día. ¿Cuánto tiempo hace que no escucho una noticia sobre un desahucio? Bastante, la verdad. Y me gustaría pensar que es porque ya no se desahucia a nadie, como me gustaría pensar que ya no se abusa de los niños, pero me temo que la razón no es esa.

El caso es que tras los desahucios vinieron otros temas de actualidad, como si los niños podían tener vulva y las niñas penes y otras cuestiones relacionadas con la sexualidad y la educación. Hasta que la noticia estrella acaparó todos los medios televisivos, internet y periódicos. La corrupción. De repente todos los políticos, especialmente los del PP resultaron ser corruptos. Y claro, todos los años en los que no se había hablado de corrupción, emergieron de repente con carácter retroactivo y ya no había otro tema sobre el que hablar.

Hasta que llegó Harvey Weinstein, y detrás de él medio Hollywood abusando y coaccionando sexualmente a las actrices. Al revés no. Todo el mundo sabe que quien abusa es siempre el hombre. El caso es que eso reactivó al nunca durmiente feminismo, con slogans (hay que ver cómo nos gustan los slogans) como Me Too, (Yo también). Que creo saber lo que significa, aunque no me atrevo a afirmarlo. Desde entonces es raro el día en que una mujer no es asesinada, violada o abusada. Como si no llevaran siglos siendo víctimas del abuso del poder masculino.

Y eso me ha llevado a preguntarme, ¿es posible que haya periodos de moda para perpetrar los delitos, o será más bien que las noticias se ponen de moda y cuando caducan hay que sustituirlas por otras más recientes? El caso es que mientras muere gente de manera violenta todos los días, mientras se sigue abusando de niños y maltratando y asesinando a mujeres a diario, mientras los políticos de todos los colores roban un día sí y otro también y gente sin medios subsiste a duras penas con la amenaza diaria de perder su hogar, y un largo etcétera de tristes sucesos, los medios, por alguna razón que se me escapa, deciden que hay que hablar de tal o cual cuestión en virtud de la demanda de noticias. ¿O tienen otras motivaciones? Bueno, no sé, lo mismo es una de esas cosas absurdas que me vienen a la cabeza. Una reflexión irreflexiva que me da por tener de vez en cuando. O igual no.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jorge R. Rueda

Jorge R. Rueda

Nací al principio de mi vida, pero no me di cuenta de ello hasta que cumplí los treinta. Entonces descubrí que el mundo es un lugar hostil y que a través de la literatura tenía la oportunidad de rediseñarlo a mi manera, aunque no sirviera realmente para nada. De lector me convertí en escritor. Soy autor de cuatro libros; El don de olvidar y otras historias, La conciencia dormida, Diario de un presunto suicida y Gente corriente y ahora me estoy replanteando volver a ser lector, lo que se me da mucho mejor. Me encanta Nueva York, aunque vivo en Murcia por razones prácticas. Antes crecí y viví en Granada. Suscribo la frase de que uno no es de donde nace, sino de donde pace. Me gusta Mahler, el vino tinto, la cerveza y las bandas sonoras. Los cómics de Batman y la gente corriente. Vivo y dejo vivir.

Deja un comentario