Por desgracia el mundo que describo en Esclavo Siglo XXI, se va aproximando a marchas forzadas a la realidad. Por Rodolfo Arévalo

Esclavo-siglo-XXI
Por desgracia el mundo que describo en Esclavo Siglo XXI, se va aproximando a marchas forzadas a la realidad

«Sí, señores el mundo que describo en mi novela Esclavo Siglo XXI, se va aproximando a marchas forzadas a la realidad»

Sí, señores el mundo que describo en mi novela Esclavo Siglo XXI, se va aproximando a marchas forzadas a la realidad y todo porque los gobiernos de turno, social comunistas, que vota la gente no traen más que incrementos en la inestabilidad de lo que ya de por sí es difícil de mantener.

Si una de las claves es parar la inmigración descontrolada desde países de África, tanto del norte, como del sur y de oriente medio, culturas muy diferentes a la nuestra y que no se adaptaran por nada del mundo, la otra debería de ser fomentar la inmigración de los países hispanoamericanos que sí se integraran a la segunda o tercera generación, porque parte de lazos culturales, si no idénticos sí son  muy parecidos a los nuestros, y podríamos argumentar sobre ellos que comparten nuestra sangre.

«Lo más probables es que la cultura Europea se vea reducida por la falta de natalidad en unos veinte o treinta años a la más mínima expresión»

Si esto no es así lo más probables es que la cultura Europea se vea reducida por la falta de natalidad en unos veinte o treinta años a la más mínima expresión. Por otra parte las políticas globales dominadas por una serie muy corta de individuos que acumulan todo el poder empresarial tenderán a usar más la robótica por cuanto es más eficaz en la producción y no protesta ni reclama subidas de sueldo. Esto no tendría mucha importancia si se hubieran creado sistemas para que las población humana puedan sobrevivir o llevar una vida buena con lo que gana ahora y lo que pueda ahorrar para el futuro. Pero no, no es así, díganme qué oportunidad de ahorro tienen los que detentan un sueldo de hasta dos mil euros. Ninguna, salvo que trabajen en casa padre, madre y el perrito que les ladra.

Porque cada cuál puede probar por experiencia propia, que esto resulta imposible, salvo que comas alfalfa todo el mes. Las sociedades contemporáneas exigen grandes desplazamientos en automóvil, o en transporte público, lo que detrae una parte importante de lo que uno pueda ganar. Si hablamos de suministros irrenunciables se llevan por sí mismos unos suculentos seiscientos o setecientos euros mes. Así que de gasolina, seguro de automóvil u hogar, comida ropa etc… ni hablamos, para qué. Para que se descojonen en nuestras caras los caraduras de los gobiernos comunistas y socialistas que aún creen que podemos pagar más impuestos.

 «Díganme de donde saco ya lo de pagar impuestos y lo que tan encarecidamente nos piden, que ahorremos»

Bien, díganme de donde saco ya lo de pagar impuestos y lo que tan encarecidamente nos piden, que ahorremos. Esto último parece una broma de mal gusto, qué vas a ahorrar la zurraspa de monedillas de euro sin gastar que puedes rascar del monedero a fin de mes, ¿cuánto, cinco euros? Esta cantidad que desde luego solo puedes ahorrar de no tomarte ni siquiera un mísero café en un bar corriente, no en el del Congreso de los Diputados, muchos de ellos sinvergüenzas, llegaría a la ingente cantidad de veinte euros mensuales que multiplicados por doce meses da la enorme cantidad de doscientos euros anuales.

Si pasaras la vida ahorrando esto al jubilarte tendrías la escalofriante cantidad de siete mil novecientos veinte euros. Para repartir por unos diez o veinte años más de vida, que como no hayas comprado una casa para pagar el asilo te veo tirado en un parque rodeado de musulmanes rezando hacia La Meca. O rodeado de una chiquillería gritona tomando botellón, eso si antes no te hayas muerto de asco.

Pues sí señores políticos, no, no es fácil gobernar y nadie ha dicho que lo sea, pero deberían ser un poco más serios a la hora de optar por un escaño en la sala de la soberanía popular. O por lo menos haber sido educados para mantener en ella el decoro y respeto que merecen las personas que les han colocado allí. Pero da igual, hablamos de educación y eso es algo que hace décadas dejó detener la más mínima importancia para algunas señorías que pueden serlo exactamente igual que podrían ser navajeros incultos y brutos de cualquier barrio bajo de cualquier ciudad.

«Para qué queremos respeto si nos van a dar sin respeto por donde les venga en gana desde el propio Hemicirco de la Nación»

Para qué queremos respeto si nos van a dar sin respeto por donde les venga en gana desde el propio Hemicirco de la Nación, desde cualquier comunidad Autontona o desde cualquier ayudamiento a tus amigos. Patético, vivimos en una sociedad de mentirosos, vagos y ladrones y lo malo es que parece que a muchos millones de electores les gusta y no parece que estén dispuestos a cambiar, porque la derecha es muy mala y cuando gobierna crea puestos de trabajo, vienen empresas y disminuye el paro, pero que malos son, les gusta gente como Trump y es que deben ser fascistas tú, no tanto como los gobernantes de países comunistas a los que queremos imitar, porque esos dirigentes no detienen, no torturan, no encarcelan por años, y no te hacen hacer colas interminables para darte el pan que te toca con tu mugrienta cartilla, como las de aquí.

Imbéciles los ha habido y los habrá siempre, pero en la cantidad en que se dan en España permítaseme que dude de que los haya en otro lugar, si exceptuamos países bajo el yugo social comunista y ese huevo de la serpiente que en realidad es Bélgica.

Sí, señores el mundo que describo en mi novela Esclavo Siglo XXI, se va aproximando a la realidad a marchas forzadas y todo porque los gobiernos de turno, social comunistas, que vota la gente no traen más que incrementos en la inestabilidad de lo que ya de por sí es difícil de mantener y dentro de poco el caos se irá adueñando de toda Europa, como ya lo ha hecho en los suburbios y ciudades pequeñas de Francia y Alemania. Salud compañeros disfrutad camaradas mientras podáis soñar.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario