A esta España de facinerosos no la conoce ya ni la madre que la parió. Por Rodolfo Arévalo

Que a esta España de facinerosos no la conoce ya ni la madre que la parió es cierto. Ilustración de Tano
Que a esta España de facinerosos no la conoce ya ni la madre que la parió es cierto. Ilustración de Tano

«Que a España no la conoce ya ni la madre que la parió es cierto, en eso Alfonso Guerra, hace ya treinta años, no se equivocó ni un pelín»

Que a España no la conoce ya ni la madre que la parió es cierto, en eso Alfonso Guerra hace ya treinta años, no se equivocó ni un pelín. Tanto es así, que él mismo debe de estar escamado y probablemente alucinando en colores por sus predicciones y hasta asqueado de que su partido haya evolucionado en ese sentido con tan mala leche de bobalicones. Por el momento, Guerra, alucina solo en colores, no en estéreo, ya alucinará así cuando veamos qué pasa con los Indepenbrutus Catalúñicos y sus obsesiones estatales de Nación de tres al cuarto.

Es verdad que el tenerla más gorda y más larga que los demás, la porra con la que matar bisontes, siempre ha sido la obsesión de los humanos alfa, sino, véase al nuevo macho alfa que deambula por el congreso de diputados o “hemicirco”, en la actualidad. Sigue como siempre a la caza, pero ahora de Reyes, por si puede cobrase alguna presa que llevarse a una República, no griega, sino de pena, como las que hemos tenido siempre en España. Por cierto con una bandera fea de cojones con perdón.

Ya sé que sobre gustos no hay nada escrito, pero el morado y el rojo, se dan de tortas, tal vez nunca mejor dicho. Esa es la razón por la que no entiendo que las feministas de estandarte violeta sean tan rojas de militancia. Siempre he respetado a las mujeres y también a las feministas de alta categoría humana, pero no a esas que vociferan consignas desde la máxima incultura. Es verdad, que ya lo que puedan decir las viejas glorias del PSOE, por lo que parece amortizadas por este nuevo partido socialista infecto de radicales, nada tiene que ver con aquel europeísta, moderno, a la altura de la nueva sociedad que se abría camino hacia la democracia y la libertad. Sin duda muchos de sus votantes lo abandonaran porque dirán eso de “no es esto, no es esto”.

Ya mi padre, persona culta, inteligente e informada donde las haya, en la actualidad contadísimas, incluso entre los políticos, que debieran serlo, me dijo por aquellos años, concretamente en el ochenta y dos, estando aquejado de dolores estomacales en un hospital, cuando ganó Felipe González las elecciones, lo siguiente: “hijo este es el comienzo del fin de la grandeza de que ha disfrutado España, desde el final de la guerra Civil y posterior democracia”.

Tampoco, como dijo un tiempo más tarde Alfonso Guerra, se equivocó en absoluto. Y no se equivocaban en aquel entonces las personas con cultura, inteligencia y sentido común, como por ejemplo el Alcalde de Madrid Don Enrique Tierno Galván, porque lo habitual era que los Españoles fueran adultos, hubieran estudiado con mucho esfuerzo intelectual y hubieran conseguido un mínimo, el que menos estudiara, de conocimientos para moverse por la vida sin ir de adolescencia en adolescencia. A partir de los dieciocho años, la gran mayoría, eran ya ciudadanos formados y preparados para la función a la que pudieran aspirar en la sociedad y no como ahora que encontramos en cada esquina hasta mayores de cuarenta años infantilizados y manipulados por los medios de desinformación de masas.

Masas sí, a eso ha quedado reducida la sociedad española en pocos años, a una masa viscosa manipulada y aniñada. Entre el pueblo llano, no hay más que ver con desapego el programa “firts day”, “La isla de las Tentaciones”, o cualquier otro por el estilo tal que “Hombres Mujeres y Viceversa”, para hacernos una idea general de por donde ha evolucionado el Homo Hispánicus en los últimos años. Ha sido invadido de nuevo por la neotenia que nos hizo humanos, con la salvedad de que, ahora que ya somos neoténicos, solo le quedaba un camino para forzar más la evolución, hacernos bobitos de cuentos de hadas, creernos todas las mentiras y lindezas que nos narran día a día estos dictatoriales dirigentes y todo ello sin que seamos conscientes de cómo manipulan dirigen a cierto personal de medios de… masas.

La labor de cala y cata de las asociaciones de vecinos de barrio, la mayoría de tendencia izquierdosa, así como el surgimiento para asombro de todos, de unos comunistas que estaban reducidos a una Izquierda Unida ya casi testimonial, lo fue consiguiendo, calar en la sentimentalidad con la que se mueve el pueblo Español. El hecho de ser ayudados por la ñoñez de la nueva globalidad, y cosas como las permisivas leyes con la delincuencia y la emigración ilegal, así como la aceptación resignada frente a los malos modos, la falta de urbanidad y carencia de respeto hacia los demás ha bastado para hacer esta sociedad, que por desgracia, hace que a España ya no la conozca ni la madre que la parió; bien Alfonso, acertaste.

Efectivamente, mientras gente como Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Echenique, Monedero e incluso Irene Montero en su ignorancia se dedican entre otros a tocar el bombo antidemocrático contra la mayoría del pueblo español, que dejó muy claro en las elecciones que está dividido por la mitad entre derecha e izquierda, y que votó erróneamente por un partido como PSOE, que prometió no unirse nunca con un partido comunista como el de Pablo Iglesias, metió la pata hasta el corvejón.

Espero que en las próximas elecciones el pueblo español, o una gran mayoría reaccione y deje de votar con el alma y vote con la lógica . Conseguir esto es lo más importante que puede suceder en el país, en los próximos años. Que a España no la conoce ya ni la madre que la parió es cierto, en eso Alfonso Guerra, hace ya treinta años, no se equivocó ni un pelín. Tanto es así que, él mismo, debe de estar escamado y probablemente alucinando en colores, por sus predicciones y hasta asqueado de que su partido haya evolucionado en ese sentido, con tan mala leche de retorcidos bobos de baba. Y sí, hasta aquí hemos llegado, y que teniendo en cuenta el número de facinerosos que hay por todas partes, no es poco.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario