En España, somos tan chulos que podemos retransmitir golpes de Estado por televisión. Por Rodolfo Arévalo

En España, somos tan chulos que podemos retransmitir golpes de Estado por televisión.
En España, somos tan chulos que podemos retransmitir golpes de Estado por televisión.

«En España, somos tan chulos, aún con la que está cayendo con Sánchez de presidente, o lo que quiera que sea de este nuevo país, podemos retransmitir golpes de Estado por televisión»

En España, somos tan chulos, aún con la que está cayendo con Sánchez de presidente, o lo que quiera que sea de este nuevo país tan raro diseñado por empresarios de rapiña extranjeros, que subvencionan la invasión por los nuevos ”Mauritanos”, que “moro” no se puede decir, porque ofende a algunos papanatas, que podemos retransmitir golpes de Estado por televisión. ¡Chupate esa Marquesa!

Al parecer las cosas ya no tienen el nombre que tienen desde siempre, y que lógicamente deberían seguir teniendo. Hay que inventarse eufemismos, ridículos, nuevos, esos que inventa la snob gente detentadora de la estupidez supina y del buen rollo infantil de patio de la ESO. Ahora los golpes de Estado no lo son si no son violentos y no se portan armas en su ejecución. Por esta razón hay que indultar, aún en caliente, aunque las ampollas revienten y suelten su purulenta sustancia. ¡No, como en el golpe de veintitrés de febrero del año ochenta y tres!, ¡oiga!, que eran otros tiempo demasiado cercanos a la oprobiosa y los asaltantes llevaban armas, eso fue distinto, no se pudo indultar a nadie así. Pero en este nuevo golpe, no, no debe de pasar nada, por si la cosa se complica para el insigne gobernante cum laude de España y deja de tener los apoyos para seguir destruyendo el país a las ordenes de los globalistas universales, ¿Cuánto le prometería su primer invitado a Moncloa, después de haber cambiado el colchón del dormitorio?

Por esta razón, es por lo que hoy en día en España, hay un deporte que podríamos llamar el juego de la independencia y vuelvo a tirar porque me toca los… empiezan por h. Creíamos, ingenuos e infantes colegiales de patio de la ESO, que eso, valga la “refanfunfia”, (palabra que no significa nada, pero que me gusta mucho, porque refleja la inestabilidad mental de muchos Diputados que solo ven justo el extremo de sus narices), no volvería a pasar desde que los sucesivos gobiernos hicieron pedagogía y propaganda con información casi de “condena perpetua”, como si los culpables fueran los ciudadanos, de aquel hecho retransmitido por radio, televisión y medios escritos.

Esto solo hasta la actualidad, en que las nuevas generaciones se informan más por el teléfono móvil e internet y por eso no se enteran de nada. Los gobernantes tanto nacionales como regionales o de ¡Comunidad Autónoma! faltaría más, con mayúsculas, que para eso las rigen jefes indios de alto plumaje, se permiten licencia para independizarse, como la de James Bond par matar, no vaya a ser que los quieran explotar vilmente con impuestos abusivos, para nivelar otras regiones que ganan menos.

No es de recibo al parecer que Cataluña deba socorrer comunidades, al parecer de vagos ¡coño con perdón!, creí que eran Españoles y no, deben de ser Egipcios o así tan invadidos están por las políticas de acogida de Colau y otros. Esta es la verdadera realidad, las calles de su capital apestan a orina, la primera la de su alcaldesa.

El reconocimiento de unos derechos especiales a esa Comunidad no va a parar el deseo de media población del cacareado pueblo regional, a deponer su actitud. Son muchos años de permisividad y dádivas a cambio de apoyos para mantenerse en el poder y los culpables son unos u otros, hay para repartir de un lado y de otro. Esto es más, reforzará la cabezonería del oriundo catalán y del resto de Españoles de los que no pueden abominar. Las posiciones están claras, la mitad del pueblo catalán está con la Constitución del setenta y ocho. La otra mitad no lo está pero han de recordar que la Constitución la votamos todos. Y por encima de todo, aunque los becerros detentadores de la independencia no lo crean, respetar la ley de leyes es la única manera de que los próximos años de vida de “todos” los españoles, ellos inclusive, discurra por caminos de paz y de libertad.

Curiosamente la mayor parte de los conflictos habidos en España lo fueron por razones parecidas a estas y en todo caso de tener que decir o reclamar algo a alguien debería ser a Isabel y Fernando, los Reyes Católicos, como artífices de la unión de unos reinos que nos permitieron dejar de estar bajo el yugo del Islam. ¿Qué pretenden los cuatro o cinco avaros de poder y dinero Catalanes? ¿Subyugar a todos los españoles “todos” bajo su bota fascista, o simplemente hacer el ridículo oficial más espantoso del siglo XXI? Ellos tienen la palabra.

No quiero acabar sin advertirles que hubo y todavía viven personas que juraron defender la unidad de España con la última gota de su sangre, pero nunca se sabe hoy en día porque el perjurio como dijo un ex presidente es algo como la patria un concepto discutido y discutible, a la vista de los juramentos en los hemicircos de España, cualquier indecencia vale, nadie ha tenido la decencia, por muy representantes del pueblo que sean, de poner en la calle al faltón perjuro que para no meter la pata argumenta otras razones no aceptables en su juramento.

Esperemos que no se acabe discutiendo a balazo limpio, como siempre ocurre aquí, con este pueblo regional de cerriles obcecados, porque en España, somos tan chulos, que nos sobran todos los “quítame haya esas pajas” para liarnos a tortas, aún con la que está cayendo con Sánchez de presidente fíjate tú.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario