De paseata con Policarpo Sánchez por los infames entresijos del expolio al Archivo de Salamanca

Detalle de la fachada del Archivo de Salamaca
Detalle de la fachada del Archivo de Salamaca, el Archivo General de la Guerra Civil española

 

Con el arte y la precisión de los grandes pintores puntillistas Policarpo Sánchez,  como persona física e investigador documental y desde la Asociación que preside “Salvar el Archivo de Salamanca”,   ha redactado  y documentado cada uno de los párrafos de la demanda dirigida contra la Generalidad de Cataluña.

Al igual que para los maestros artistas franceses, la fuerza de este letrado salmantino reside en los puntos y no en las líneas o en los trazos. Ha seguido las teorías científicas de la luz y el color blanco que reside en la suma de los colores básicos con una precisión matemática en busca de la verdad y en definitiva ha sumado para su exposición legal  los datos precisos,  las fechas, los documentos oficiales,  el número de cajas expoliadas y el conocimiento concreto de cada uno de los documentos embalados y transportados desde Salamanca hasta Barcelona con nocturnidad, alevosía, y sin la más mínima, necesaria y democrática transparencia política. De los más de un millón de documentos trasladados, asegura que unos cuatrocientos mil salieron de Salamanca indebidamente y de forma irregular.

Con Policarpo Sánchez de paseata por el Archivo de Salamanca
Con Policarpo Sánchez de paseata por el Archivo de Salamanca

Un topo en el Ministerio

Después de seis años de trabajo duro y algunas veces desmoralizador por el que se ha visto amenazado por los políticos, ha perdido su trabajo y sufrido situaciones de acoso profesional, acaba de conseguir su primera victoria contra la maquinaria del Poder. Por ello Policarpo sabe bien de los mecanismos de la Subdirección General de los Archivos Estatales del Ministerio de Cultura que ha dirigido el expolio desde el año 2006. Ha visto muy cerca cómo el poder político puede aplastar a las personas y, por ello, decidió defenderse haciendo públicas las infamias e ilegalidades, siempre con pruebas, que han acompañado a los documentos en los ya siete traslados realizados a Cataluña. Me recuerda al pasar por la Universidad, camino del Archivo, de paseata por su Salamanca natal, una cita de don Miguel de Unamuno que le ha servido de guía en su documentado y “puntilloso” trabajo: “Es detestable esa avaricia intelectual que tienen los que sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos”. Pero ahora, satisfecho y sereno ante su primera victoria es un buen momento para hacer balance:

“He presentado quejas por escrito, registradas en la Subdelegación del Gobierno de Salamanca,  a las que nunca he tenido respuestas . Recuerdo bien un terrible detalle. Tras presentar la primera  queja al Ministerio de Cultura sobre las irregularidades cometidas en los envíos al Gobierno de Cataluña, sufrí que una directora de todo un Archivo Nacional, un cargo de designación política, pasara, por ejemplo, toda una mañana detrás de mí con los brazos cruzados para ver qué escribía yo en el ordenador. Es decir, aquella alta funcionaria del Estado español se dedicaba a vigilar a un humilde investigador con su pequeño portátil porque, sencillamente, comenzaba a molestar a personas importantes. Y por todo eso, y desgraciadamente, perdí mi trabajo en el que yo he pasado diez y ocho años de mi vida como investigador con poder notarial en el Archivo de Salamanca, revisando y estudiando en jornadas de más de diez horas, cada uno de los documentos del Archivo. Imposible olvidar la llamada que me hizo mi jefe una mañana para exigirme que bajara el pistón con esas declaraciones que comencé a hacer sobre el Archivo. Me telefoneó desde Córdoba y yo le expliqué mis motivos y después de aquella información se me rescindió el contrato. He visto que el poder ha ido a aplastarme. Pero no hubiera llegado hasta aquí sin pruebas”.

– ¿Se ha encontrado solo?

– “Muchos de los empleados del Archivo en un principio me ayudaban de manera solidaria. Recuerdo que para hacer las primeras fotos con las que comencé a denunciar el expolio conté con su ayuda cuando allí también estaban los técnicos de la Generalitat que preparaban los envíos. Para poder hacer aquellas fotos tuvimos que estudiar el momento preciso de unos cinco minutos en el que realizaban su cambio de turno. Pero cuando todo esto comienza a tener una trascendencia pública y política algunos de mis amigos y compañeros empezaron a decirme, y yo lo entiendo, que no podían colaborar conmigo porque necesitaban llevar el sueldo a casa cada fin de mes. Aún así yo ya estaba decidido a denunciar la infamia, pensando que todo esto sería la mayor injusticia cometida contra la historia reciente de España , que no se podían salir con la suya de romper un archivo nacional con esa decisión política de arramblar con todo lo de España y no solo lo de Cataluña.

A pesar del miedo a perder sus trabajos, no soy el único  en no comprender en absoluto cómo la misma persona, el señor Severiano Hernández, que ha dirigido toda la operación desde su cargo político con el Gobierno de Zapatero, continúe hoy tres años después haciendo lo mismo en el Gobierno de Rajoy.  Y precisamente en el último envío auspiciado por el PP es la primera vez que no he podido controlar qué contiene cada una de las cajas enviadas, porque las cajas preparadas las han bloqueado durante todo un año. La operación la ha vuelto ha dirigir el mencionado Severiano, al que cualquier humilde escritor de novelas de espías le definiría como “un topo  en el Ministerio”.

En los últimos días el teléfono de Policarpo no deja de sonar
En los últimos días el teléfono de Policarpo no deja de sonar

“Las tres patas de la denuncia contra la Generalidad por el expolio al Archivo de Salamanca”

 

Sabe bien Policarpo que le quedan muchas batallas después de su primera victoria. En los últimos días su teléfono no deja de sonar. Ahora le llaman  periodistas de todos los medios y sobre todo sus vecinos, conocidos y amigos. Unos y otros coinciden en afirmarle que están seguros que si no llega a ser por su trabajo como genuino representante de la sociedad civil, la infamia y el fraude de Ley se hubieran consumado gracias a las cortinas de silencio y olvido impuestas por nuestros tan nefastos como mentirosos políticos en el poder. Y por fin, y eso es lo importante ya no está solo. Unos días antes de que el Tribunal Superior de Cataluña haya dado un plazo de diecinueve días para que conteste la demanda de Policarpo Sánchez, el investigador había conseguido la firma de once partidos políticos en apoyo de su manifiesto para que la Generalidad de Cataluña devuelva todos los documentos y otros efectos que mantiene indebidamente en su poder.

 

– “Esta batalla, digamos, fue la política. Importante para este caso que tiene en su “adeene” precisamente los pactos políticos con los partidos nacionalistas catalanes. Firmaron el documento de adhesión a finales del pasado diciembre los representantes en Castilla y León de Ciudadanos, VOX, UPyD, Izquierda Unida, Unidad Regionalista, Unión del Pueblo Leones,  PP y PSOE, además de FORO Asturias,  la Plataforma ciudadana Seguí por Valencia y la Asociación Cultural Círculo Cívico Valenciano. Pero en lo que se refiere a la batalla judicial, el Auto es demoledor y asegura que la Generalidad se debe atener a contestar, una a una, las irregularidades cometidas. Es una victoria en toda regla. Me impresiona porque además dice que contra este auto no cabe recurso. La administración ha intentando abortar la demanda por todos los medios y ha dedicado los últimos diez meses a que no se entrara en el fondo de la cuestión”.

 

.- ¿En qué se basa esencialmente su acusación?

 

“La Generalidad no cumple la Ley ni acata una Sentencia del Tribunal Constitucional. En primer lugar, los envíos ilegales.  Es decir, hay papeles que nunca debieron salir de Salamanca, porque no cumplen los requisitos que marca la propia Ley en su Artículo dos punto dos, que especifica que es susceptible de envío aquella documentación incautada en Cataluña a personas físicas o jurídicas, con domicilio o residencia en Cataluña. Se han llevado muchos documentos de  personas y entidades que no eran catalanas, que ni tan siquiera pisaron Cataluña en toda su vida. En otros casos, sólo estaban allí de paso por las circunstancias de la Guerra Civil, como los refugiados asturianos, pero eso no les convierte en patrimonio de la Generalidad.  

 

Carné de CNT Santander, incautado en Santander:
Carné de CNT Santander, incautado en Santander: “La Recuperación de Documentos robados por la Generalidad de Cataluña es imprescindible para preservar la historia de España”

 

Este documento es un claro ejemplo de envío ilegal ateniéndonos a la Ley de Restitución Documental a Cataluña del 2005. Se trata de un documento de la CNT de Santander, del Sindicato del Arte Rodado, una rama del sindicato anarquista ferroviario que representaba a los empleados que trabajaban, entre otros enseres, con  los correajes de cuero de los animales de carga que se utilizaban para la reparación de la infraestructura viaria. El sello certifica que este documento se incautó en Santander, no en Cataluña.

Certificado de trabajo de Guillermo Suils
Certificado de trabajo de Guillermo Suils

 

Este otro documento habla también por sí solo. Se trata de un Certificado de Trabajo de un relojero de la Puerta del Sol de Madrid llamado Guilermo Suils, que nunca pisó Cataluña, pero su apellido les debió sonar a catalán. He comprobado y tengo probado en el Archivo de la Villa que el señor Suils estaba empadronado en la calle Limón de Madrid y cuando los bombardeos sobre la capital fue evacuado a la casa de un primo en la calle Manuel González Longoria. Una historia humana y familiar con un valor esencial porque he encontrado a su hijo y gracias a él he documentado también que el primo de  este señor, médico, fue el que dio cobijo a Escrivá de Balaguer.

 

La segunda pata de la demanda se basa en el acatamiento de la Sentencia del Tribunal Constitucional. Esta Sentencia indica que los documentos no se entregan a la Generalidad de Cataluña para que se los quede, sino que la Administración Autonómica sea meramente un gestor para localizar a los propietarios. En muchos casos, que pueden afectar a cientos de miles de documentos, se trata de archivos sin propietario, puesto que una gran mayoría pertenecieron a organizaciones hoy extintas, como por ejemplo la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, o la Alianza de Intelectuales de Rafael Alberti, que hoy en día no tienen herederos porque sencillamente se extinguieron tras el final de la guerra civil. Todos esos documentos no hay a quién entregárselos y la Sentencia indica que son propiedad del Estado, que siguen formando parte integrante del archivo de titularidad estatal, es decir, del que proceden, el de Salamanca.

Carpetilla verde. En este caso sí la digitalizaron completa
Carpetilla verde. En este caso sí la digitalizaron completa

 

La tercera pata es también esencial. Se trata de las digitalizaciones. Tanto la Ley como las Órdenes Ministeriales que autorizaron los envíos de documentos a Cataluña indican que una condición previa al traslado es precisamente la digitalización  de todos los efectos, incluidos los libros, carteles, etc. Pues bien, esta exigencia legal no se cumple en muchos casos y esto es tremendo y delictivo. Por ejemplo, hay miles de casos en que de los documentos enviados sólo se ha digitalizado la primera página o la portada. En otros, no se han digitalizado expedientes completos. En la demanda he  documentado más de seiscientos casos, pero se advierte al Tribunal que son decenas de miles. Como prueba de la chapuza y las prisas por arramblar con todo, han digitalizado, por contra, material de oficina moderno del propio Archivo y se ha enviado a Cataluña una carpetilla verde como si se tratara de un documento histórico.

 

 Carné de la CNT de Castellón, al que, como en miles de casos, faltan por digitalizar el resto de páginas que sobresalen por los bordes
Carné de la CNT de Castellón, al que, como en miles de casos, faltan por digitalizar el resto de páginas que sobresalen por los bordes

“El caso del expolio al PSOE de Asturias como paradigma de un delito. La historia de las cajas 1191 y 1192 del Archivo de Salamanca”

 

En este terrible proceso y hasta el trabajo de Policarpo Sánchez y alguna otra persona a nivel individual, en realidad había muchos afectados que todavía, y esto es lo importante, tienen el riesgo de perder su propia historia, las pruebas de su existencia y los documentos que testifican tanto su nacimiento o muerte como sus hechos públicos, tanto los notorios como los triviales y hasta los detalles de sus vidas privadas durante la Guerra Civil.

 

” Cada uno de los documentos indebidamente entregados a la Generalidad tienen vida propia, y ya pertenecieran a personas concretas  u organizaciones,  la violación de le Ley ocasiona dolor. Pero quizás el caso mas enrevesado y paradigmático, incluso clave para comprender la insensatez política, es el del PSOE de Asturias. 

Los dirigentes socialistas asturianos salen en barco con lo puesto, rumbo a Francia la noche del 20 al 21 de octubre de 1937, el día que entraron las tropas de Franco en Gijón. De Francia pasan de nuevo a España para refugiarse en Barcelona. Son miles de personas que sufren unas condiciones terribles, y por ello muchos de los documentos de estos exiliados por la guerra son de reparto de mantas, de leche, de víveres y ropas de abrigo. En la ciudad Condal,  el PSOE de Asturias crea una organización que se llama Agrupación de Socialistas Asturianos Refugiados en Barcelona, que forma parte orgánica del PSOE de Asturias. Se domicilian en el Centro Asturiano de Cataluña, una organización creada en 1930 y que desaparecerá en 1939. Toda su documentación nunca debió salir de Salamanca porque pertenece al PSOE de Asturias, que no tenía residencia en Cataluña, porque se trataba de evacuados acogidos, provisionalmente, en casas particulares y en el Centro Asturiano.

Es la memoria del pueblo asturiano no la del catalán, que permanecía en el Archivo Nacional en Salamanca, junto a la del resto de españoles. Pues resulta que, en el año 2011, su documentación se entrega por el Gobierno Central a la Generalidad que, una vez en Barcelona,  se la entrega a su vez a una persona jurídica diferente a la de su propietario. Me explico, el Centro Asturiano auténtico, al que los socialistas llamaban la Embajada de Asturias en Cataluña durante la Guerra Civil, y que, insisto, desapareció en el 39  no tiene nada que ver con el nuevo Centro que se creó en 1952 con otro nombre – Centro Asturiano de Barcelona-  y que paradójicamente renueva sus estatutos  en octubre de 2010 para asegurar que son los herederos del Centro Asturiano que existió durante la guerra civil. ¡Vaya. Después de 58 años y diez reformas estatuarias por el camino, se acuerdan que existió otro Centro asturiano con anterioridad! De propina se llevan los papeles del PSOE de Asturias. Se ve claramente la intención de apropiarse de unos bienes que nunca le han pertenecido. Es decir, actúan como testaferros, en una operación impulsada por la Generalidad , y con ello, el Consejero de Cultura Catalán comete un fraude de ley. Al fin y al cabo lo único que pretende la Generalidad es quedarse con los documentos. Firma con el Centro Asturiano un contrato de comodato que le otorga la titularidad de los bienes a cambio de dejarlos en depósito en el Arxiu Nacional de Cataluña.

 

Tras diez años de trrabajo en el corazón del Archivo Policarpo crea la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca
antes de que salieran estos papeles con dirección a Barcelona, en enero del 2010, yo avisé por escrito a Severiano Hernández de que los documentos pertenecientes al PSOE de Asturias estaban siendo preparados para su entrega a Cataluña

 

– Usted denunció esto en septiembre de 2011 en Asturias a través de La Nueva España. Fue un gran escándalo político en el que actuaron el Gobierno de Asturias, entonces presidido por Álvarez-Cascos,  los socialistas asturianos y los representantes políticos de la Generalidad y el Gobierno Central.

 

 “Así es, resulta que antes de que salieran estos papeles con dirección a Barcelona, en enero del 2010, yo avisé por escrito a Severiano Hernández  de que los documentos pertenecientes al PSOE de  Asturias estaban siendo preparados para su entrega a Cataluña. Concretamente cité como ejemplo los conservados  en dos cajas numeradas como la 1191 y la 1192.

La orden de su traslado se produjo año y medio después, en el mes de julio de 2011 y, curiosamente, al final de aquel verano, en septiembre, el Ministerio afirma en documento oficial que esas dos cajas nunca salieron de Salamanca. Por ello vuelvo a bucear en el Archivo y documento también  que las dos cajas sí se entregaron a la Generalidad.

La respuesta de un alto dirigente del Ministerio de Cultura al comprobar que se ha vulnerado la Ley es tratar de ocultarlo. El 5 de octubre se dirige oficialmente al Gobierno de Asturias y lo niega todo y afirma que la documentación de las dos cajas no ha  salido de Salamanca. Un día después, el 6 de octubre, se devuelven en secreto al Archivo de Salamanca,  porque se asegura, también en documento oficial, que ha habido un error en el envío. Es decir, las cajas 1191 y 1192  las devolvieron en secreto un día después de mentir en documento oficial al Gobierno de Álvarez-Cascos.

“El expolio del Archivo de Salamanca es la mayor injusticia cometida contra la historia reciente de España”

 

Policarpo ha pasado diez y ocho años de su vida entre los documentos del Archivo
Policarpo ha pasado diez y ocho años de su vida entre los documentos del Archivo

 

 Esto es tan  bestial que además unos días después, el 15 de octubre, todo un Director General del Libro, Archivos y Bibliotecas, el señor Rogelio Blanco, viaja a Salamanca para fotografiarse con los documentos de las cajas mencionadas y así “publicitar”  que nunca habían salido de aquí. Una burla a la verdad, la razón y la Ley.

Pero resulta que el atraco al PSOE asturiano no es sólo de las dos cajas que yo denuncié con números concretos. La triste realidad es que son muchos mas los documentos que le pertenecen, que todavía están en Cataluña y que por cierto también tengo identificados y documentados.

José Luis Rodríguez Zapatero entregó la documentación, seguramente por ignorancia, de sus compañeros muertos a cambio de favores políticos de los partidos nacionalistas catalanes. Rajoy mira para otro lado para no incomodar a la Generalidad y mantiene en el cargo a Severiano Hernandez, uno de los máximos culpables del expolio. Como leí recientemente, en palabras de Napoleón ” La política es una casa de putas en la que las pupilas son bastante feas”

 

……..

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

-

0 comentarios sobre “De paseata con Policarpo Sánchez por los infames entresijos del expolio al Archivo de Salamanca

  • el 4 febrero 2015 a las 19:21
    Permalink

    Una vez mas D.Manuel pone de manifiesto su gran capacidad de documentarse insitu y su no menos magistral forma de escribir….
    Siempre es un placer leèr a D. Manuel….

    Respuesta
  • Pingback: De paseata con Policarpo Sánchez por los infames entresijos del expolio al Archivo de Salamanca | La paseata | Blog de Extragrupo. Cultura y senderismo

  • el 4 febrero 2015 a las 23:21
    Permalink

    Gracias Don Manuel por la labor que ha hecho con su artículo.Yo soy salmantina y española por supuesto y me parece vergonzoso todo lo sucedido con el Archivo de Salamanca (recordaré que está en Salamanca pero es de TODOS los españoles).

    Ha sido un vil atropello a nuestros recuerdos,nuestras vivencias,nuestros sentimientos.Creo que todos los salmantinos nos hemos sentido defraudados,engañados,”toreados” ( simple y llanamente por cuatro sinvergüenzas que se bajan los pantalones a la primera de cambio,me refiero a políticos) y hasta insultados por defender lo que es de TODOS los españoles.

    Yo no entiendo de política,en ese aspecto soy analfabeta pero no hace falta tener un Honoris Causa para saber que el gobierno ( gobierne quien gobierne me parecen todos iguales) hace y deshace a su antojo,por politiqueo,por favoritismos,por vaya usted a saber han consentido este ROBO de legajos.

    Nos tendríamos que preguntar que sacaron a cambio los que estaban en el poder en esa época cuando les dieron total libertad y sin impunidad para llevarse lo que quisieron.

    Por eso estoy de acuerdo y apoyo a Don Policarpo Sánchez en la labor que está realizando junto con su abogado.De hecho espero que gane la demanda y le RESTITUYAN los legajos y por supuesto a Don Policarpo Sánchez a su puesto de trabajo.Siendo de inmediata expulsión toda la gentuza que le hizo la vida imposible,uno a uno.

    No me da miedo esta gentuza para nada y por eso doy la cara.Soy María Victoria García Hernández.

    Gracias por el artículo,excelente.

    Respuesta
  • el 5 septiembre 2015 a las 4:39
    Permalink

    Nos dimos cuenta de que era una tragedia.
    Toda Salamanca estuvo en la Plaza Mayor pero Zapatero y sus secuaces ganaron.
    Por la noche vinieron a sacar cajas y cajas y han vuelto más veces.
    No querían copias,querían destruir la verdad.

    Respuesta

Deja un comentario