La irresponsable desobediencia independentista que lleva a la muerte

desobediencia independentista
desobediencia independentista

 

El problema de una falsa construcción nacional es su coste en el que hay que incluir a los obreros y capataces muertos por la falta de escrúpulos de diseñadores, sus arquitectos y la desatención a las medidas de seguridad. Un auténtico atropello a la convivencia y buena vecindad que nos lleva a la muerte.

 

“Imposible olvidar el eco de las noticias sobre las innumerables manifestaciones en Barcelona con algunos miles de felices independentistas, progres con apariencia de buenismo democrático aliñado con estética pseudo hippy en los que alardean de desobediencia”

 

 

Imposible olvidar el eco de las noticias sobre las innumerables manifestaciones en Barcelona con algunos miles de felices independentistas, progres con apariencia de buenismo democrático aliñado con estética pseudo hippy en los que alardean de “desobediencia” , en las que los medios de comunicación recogen testimonios a jóvenes con carita de no haber roto un plato en su vida que aseguran que los buenos son ellos, los Somescola, seguidores libres de la inmersión lingüística, los auténticos demócratas, y que cualquier vecino que quiera para sus hijos una educación en castellano, está equivocado.

 

Lo que en román paladino significa que esos  seres tan limpitos y subvencionados  piensan que los catalanes no independentistas tienen la puerta abierta para marcharse de “su” territorio,por lo que, lo reconozco, me asusta no solo lo dicho si no como lo dicen, sonriendo,  con firmeza y la misma mirada sin pestañeos, penetrante y perdida en el horizonte con la que el iluminado condena a muerte al heterodoxo.

 

Esta es su democracia
Esta es su democracia

 

Es el huevo de la serpiente. Vestidito de verde y aparente pensador sobre las ciencias de la educación y la felicidad de las futuras generaciones, el independentista, feliz por haber soltado su arenga en las televisiones arropa el cartel de la foto y grita por la desobediencia. Como su consejera de educación, la señora Rigau, que declara sentirse fuerte para hacer prevalecer la ley de su Parlamento Autonómico y así desobedecer a los altos Tribunales del Estado Español.

 

y siempre, unas horas después de tales exhibiciones  independentistas, conocemos que el Gobierno de Rajoy embalacon lacitos de color de rosa, especiales para regalo, millones de euros de los presupuestos generales del estado y de propina, otras 300 cajas con 85.000 documentos del Archivo de Salamanca para donárselo al mismo Gobierno autonómico que se precia de no cumplir las leyes para construir su nación, tan  falsa como sentimental.

 

La convivencia ya ha muerto en la obra y por la obra. La carísima construcción nacional que paradójicamente pagamos todos, por lo que hoy, sobran las palabras políticas de falsos epitafios. Y ya tarde, porque es necesario, urge, la toma alguna acción.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

5 comentarios sobre “La irresponsable desobediencia independentista que lleva a la muerte

  • el 18 junio 2014 a las 9:40
    Permalink

    A mi no me sorprenden estas actitudes envalentonadas. Ellos declararon la guerra moderna a España hace 30 años, con el general Pujol al mando. Sin armas clásicas ,sin sangre, ellos utilizan la más potente y letal : la mentira, la desinformación, la falsedad. Y España no ha sabido enfrentarse a Cataluña en ese terreno.

    Respuesta
  • Wolfson
    el 16 junio 2017 a las 14:00
    Permalink

    Lo que me sorprende de toda esta caterva de izmierda, secesionistas e indignados -¡cómo si los demás estuviésemos contentos con el ‘ganao’ que nos jodierna- es su profundo apego a la terminología franquista.
    No los veréis escribir España, tampoco referirse al territorio nacional a todo el reino, no digamos ya Reino de España, ¡tate, que te pierdes!
    Tampoco lo escucharéis en los medios de adormecimiento.
    Se empecinan en referirse siempre al “Estado Español”, locución que Franco tuvo que emplear por fuerza en los inicios del régimen, ya que aún no estaba definido el modelo de Estado que surgiría tras el enfrentamiento bélico de 1934-1939 -sí, he escrito bien: 1934-1939; don Pío Moa se lo podrá aclarar a quien lo dude con todo lujo de detalles- y así mantener abierta la puerta lo mismo a una República, que a una Monarquía.
    No sería hasta 1947, cuando se decidiera por adoptar como forma de Estado la Monarquía. Pero jamás quiso autonombrarse Regente, prefirió adoptar el apelativo de Caudillo, pues en realidad lo fue. Fue el caudillo militar que llevó a sus tropas a la victoria. Victora de la que hoy los nietos y bisnietos de sus generales abominan. Ahí está Pedro Sánchez, nieto o sobrino nieto de quien fuera uno de sus Jefes y Oficiales más destacados, el Comandante Castejón, liberador de Santa Amalia y Mérida en el avance de las tropas sublevadas desde el sur, para establecer contacto con las sublevadas en Castilla; objetivo para el que se interponía como obstáculo notable Extremadura.
    También están en su arsenal de “vocablos-totem” los archiconocidos y manoseados “territorio del Estado” o “Este país”; no nuestro país, no: “ESTE PAÍS”, anclados en el magistral artículo en que Larra hace una disección de la sociedad española del siglo XIX.

    ¿Será que en el fondo desean el retorno al franquismo, ejercido ahora por ellos desde el poder?

    Después de “ganar” la guerra, que sus abuelos iniciaron y perdieron, por supuesto.

    Respuesta

Deja un comentario