Ya toca ver qué pasa en esta moción de censura, un mal Spaguetti Western de pésimo guion e interpretado por un actor aficionado

esta moción de censura, una mala película con un pésimo guion, interpretada por un actor aficionado
Esta moción de censura, una mala película con un pésimo guion, interpretada por un actor aficionado- Ilustración de Nacho Díaz

“El panorama que nos ofrece la política española y muy particularmente la moción de censura presentada por Pedro Sánchez, es como un mal guion de película, interpretado por un figurante elevado a la categoría de actor principal”

Cuando uno vive en una tierra de cine como es mi caso, en donde a lo largo de muchos años se han rodado las películas conocidas como Spaguetti Western en uno de los parajes más hermosos de nuestra querida Almería, el desierto de Tabernas, en donde tenemos un poblado del oeste convertido en estudio de cine, no deja de pensar que el panorama que nos ofrece la política española y muy particularmente la moción de censura presentada por Pedro Sánchez, como un mal guion de película, interpretado por un figurante elevado a la categoría de actor principal, cuyo papel es como para tirarle toda las hortalizas de los invernaderos de la zona por su mala interpretación y que arruina las taquillas de los cines, porque simplemente su presencia, ahuyenta a los espectadores, eso que para él resulta tan bueno, a pesar de lo cual, pretende ganar el Oscar de Hollywood, cuando su interpretación no está nominada ni para los anti Oscar.

“En este mal guion de película,  Pedro Sánchez hace de verdugo de un Mariano Rajoy alias el Censurado, al ser este el presidente de gobierno que más mociones de censura ha recibido en democracia”

En este mal guion de película,  Pedro Sánchez hace de verdugo de un Mariano Rajoy ” El Censurado”, al ser este el presidente de gobierno que más mociones de censura ha recibido en democracia. Pero el verdugo pretende ahorcar a la víctima, sin tener la cuerda preparada, sin asegurar el cadalso y sin estar confirmado de que los ” buenos” rescaten al “censurado” por ser un presidente de gobierno, cuya gestión de gobierno, no solo ha sido positiva en casi todo, sino que es elogiada y analizada en las altas instancias europeas.

A lo largo de sus años de mandato, Mariano Rajoy ha salido airoso de todas y cada una de las dificultades que ha tenido en el ejercicio de su gobierno, evitando una desastrosa intervención de nuestro país cuando estaba en la ruina, haciendo una gestión perjudicial para él y su partido, pero beneficiosa para España. Le ha tocado casi un embargo de nuestro país, gracias a la gestión de los socialistas, recuperar la credibilidad internacional dañada por un ex presidente de gobierno, que era arrinconado en Europa y el mundo por sus ingeniosas ensoñaciones como la alianza de civilizaciones, superar con éxito los problemas generados por el terrorismo yihadista que quería dañar la primera industria nacional, el turismo y también otras muchas cosas que serían largas de relatar, pero lo cierto es que en sus casi siete años de mandato, España es otra, más competitiva, más atractiva y sin lugar a dudas, más adecuada a lo que debe ser la tercera economía europea, que a lo que consiguieron sus antecesores socialistas con Zapatero al frente de un gobierno, que dejó a España en un ridículo internacional sin precedentes por su manera de hacer y gestionar una nación capaz, fuerte, pero que necesita de gobernantes que conozcan los temas y no gracias a las clases particulares del ministro de turno, durante dos tardes después de la siesta.

“De Rajoy se pueden decir muchas cosas, pero no se puede negar que, con su manera de gobernar, ha salido de atolladeros importantes”

De Rajoy se pueden decir muchas cosas, pero no se puede negar que, con su manera de gobernar, ha salido de atolladeros importantes que en muchas ocasiones los españoles no hemos sabido entender, teniendo en cuenta que una cosa es predicar y otra bien distinta gobernar, con los condicionantes propios que desde fuera y desde dentro, marcan el rumbo de un país, generalmente cainita, en el que todos somos capaces de todo, pero que solo unos pocos son los que firman los decretos de gobierno.

“Rajoy sí ha tenido una dificultad insalvable por el momento y esta ha sido Cataluña, convertida en una región rebelde de la convivencia y de la democracia en España”

Rajoy sí ha tenido una dificultad insalvable por el momento y esta ha sido Cataluña, convertida en una región rebelde de la convivencia y de la democracia en España, con unos dirigentes que, manipulando, han llevado a la segunda región de nuestro país a una ruina moral, económica y convivencial, por no preocuparse de los intereses generales, sino de los suyos particulares jalonados generalmente por privilegios, poder y suculentas comisiones que han alimentado las carteras de algunos y una causa deleznable, inmoral, sectaria e indecente, como es el independentismo. En este caso, Rajoy si ha demostrado una falta de firmeza tanto en gestos como en actitudes, aunque en la realidad, poco podía hacer, puesto que, por encima de todo, ha buscado mantener la convivencia y ejercitar un diálogo con los rebeldes desde la ley, difícil de entender si no se tienen en cuenta los condicionantes que obligan a un presidente de gobierno, para que la democracia y la libertad, no se vean dañadas de manera irreversible.

Con esta moción de censura, no se pretende únicamente acabar con Rajoy, sino que lo que realmente se quiere eliminar una manera de concebir España, desde quienes, por su fracaso ideológico, personal y de proyecto, no son capaces de ofrecer a la sociedad otra cosa que no sean grandes palabras, pero gestos poco acordes a lo que prometen como es el caso de Andalucía, su modelo de gobierno y gestión, más propio del siglo XIX que el que precisa la región más productiva de España, retrasada gracias a sus continuos gobiernos de izquierda desde el inicio de la democracia .Estos, los que nos demuestran su ineficacia, pretenden hacer de España su cortijo, para lo que necesitan quitar de en medio a un presidente de gobierno serio, airoso en su gestión e imbatible en los aspectos parlamentarios y experiencia, cosa de la que ellos carecen y lo demuestran desde que Felipe González abandonara la presidencia del gobierno y la secretaria general de los socialistas. Para ello, no dudan en acusar al presidente del gobierno de corrupción y también al partido que le sustenta, pero por supuesto, ellos pueden permitirse el lujo de asar bueyes con billetes de 500 gracias a los ERE, correrse juergas con el dinero de la formación de los parados, colocar a sus amigos en agencias paralelas de la administración y convertirse en los nuevos ricos y caciques de nuestra España, porque por ser de izquierdas, ellos pueden permitírselo todo, porque para eso son los que controlan y generan a los parias de nuestra España.

En fin, ya toca ver qué pasa en esta moción de censura, una mala película con un pésimo guion, interpretada por un actor aficionado que es la sesión de moción de censura que nos disponemos a contemplar mañana jueves y pasado viernes en esta España en la que ser de izquierdas permite todo y ser de derechas es algo parecido a sentirse leproso.

¿A qué es un pésimo spaguetti western? Si pudiera no iba al cine, pero como tengo que contárselo, no queda otra y veremos este film de terror de la política española.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Un comentario sobre “Ya toca ver qué pasa en esta moción de censura, un mal Spaguetti Western de pésimo guion e interpretado por un actor aficionado

  • el 30 mayo 2018 a las 15:05
    Permalink

    Paisanuco, qué bien se expresa vd, como que se le entiende tó.
    Quien, como vd, ha sabido apreciar el recogimiento de una población del interior y la apertura de un puerto marinero se ha ganado la consideración de ciudadano del mundo.

    Me reconforta no ser el único que llega a sus mismas conclusiones. Viniendo de una larga y alegre acracia he de sembocado en una más lógica y conveniente postura conservadora.

    Aprovecho la ocasión para señalar el nefasto uso de de la definición de los partidos como de izquierda o derecha.
    Los partidos pueden ser conservadores, liberales, reformistas, revolucionarios(?), y pueden estar apoyando al poder (derecha) o en la oposición (izquierda).
    Apropiarse de la posición izquierda es un contrasentido para un partido que ejerce el poder, lo que se dice estar en misa y repicando.

    Es imprescindible deshacer ese engaño taimado cuya única finalidad es mantener en el electorado la sensación de pertenecer al “bando bueno” en una interminable dictadura guerracivilista. Es evidente el empeño de mantener el enfrentamiento de las dos españas único escenario posible para la supervivencia de estos grupos antidemócráticos anclados al pasado.

    No colaboremos en la perversión del lenguaje, llamemos las cosas por su nombre y dejémoslas en su sitio.
    Salud.

    Respuesta

Deja un comentario