Se trata de un debate ineludible: Morir de buenos o morir por tontos- Por José Crespo

Momento del rescate en aguas del Mediterráneo
Momento del rescate en aguas del Mediterráneo

“Esto nos lleva a un debate necesario que en España se está eludiendo pero que en otros países se enfrenta y afronta con realismo y valentía”

Tras los atentados de Cataluña un periodista se metía en un barrio de Barcelona poblado de inmigrantes. Tras entablar conversación sobre el terrorismo islamista el periodista les decía que “el terrorismo nos afecta a todos pues todos somos españoles”, a lo que el magrebí se sonrió a la vez que contestaba… “si, pero nosotros por los papeles”.

Esto nos lleva a un debate necesario que en España se está eludiendo pero que en otros países se enfrenta y afronta con realismo y valentía. Es un debate en ascenso en toda Europa y del que si no se sacan las conclusiones necesarias nuestra civilización toca a su extinción.

La pregunta es muy sencilla… ¿se puede mantener la nacionalidad a musulmanes que quieren acabar con la nación, con Europa, exterminar a los no musulmanes, a los europeos e imponer su ideología islámica de opresión y control individual y social? ¿Podemos permitirnos el lujo de continuar jugando a las piruetas semánticas de “español de origen marroquí o paquistaní”, “francés de origen argelino”, “alemán de origen turco” o “sueco de origen somalí o sudanés”? ¿Parece sensato, o suicida, subvencionar una expansión ideológico- demográfica expansiva de quienes quieren acabar con las naciones que les subvencionan de forma incomprensible? ¿Cuál es el sentido de la nacionalidad si no el de pertenencia a una cultura que amas, de la que te sientes parte y que quieres defender y difundir? ¿Era realmente francés el padre integrista del terrorista de Estrasburgo y de tantos criminales y violadores que están actuando en toda Europa y que nos están ocultando intencionadamente en las estadísticas?

Lo dicho, se trata de un debate ineludible, clave para nuestra supervivencia física y cultural y hacia el que países como Polonia, Hungría, Croacia o Italia han dado un paso valiente y definitivo. Sin ir más lejos Austria ha decidido despojar de la nacionalidad a individuos turcos que han seguido manteniendo doble nacionalidad.

En este sentido Australia está dando también  pasos valientes pues el gobierno de ese país acaba de arrebatar la nacionalidad australiana a un yihadista de ese país y no es el primero… tomemos buena nota dejémonos de tontadas, de buenismo suicida y pongamos un poco de sentido común en todo este barullo y del efecto llamada fomentado por ZPIII, aprovechado por las ONG,s/mafias traficantes de ganado humano que rescatando, de aquella manera, frente a la costa argelina no son devueltos o llevados a los lugares más cercanos… ¿Grecia?, ¿Malta?, ¿Italia?, ¿Francia?… ¡No!, allí son rechazados, nos los traen a España. ¿Hasta cuándo?.

Share on Facebook131Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario